La Historia de Víctor Rodríguez

View this post in other languages: English, Português

Series del Sueño Americano

La Historia de Víctor Rodríguez

By María Danniella Gutiérrez-Salem

Nuestro entrevistado de hoy es Víctor Rodríguez, quien nació en New York de padres puertorriqueños. ¿Cuéntame cuál fue el motivo de tus padres para mudarse del paraíso a la gran manzana?

IMG_0871“Puerto Rico es una isla hermosa dotada de una riqueza natural increíble y de gente con un espíritu inquebrantable. Es casi imposible describir su fe y deseo por la vida. Lamentablemente, como en la actualidad, en los años cincuenta se vivió un éxodo migratorio donde casi medio millón de boricuas dejaron la isla para buscar una mejor vida. Mis padres se conocieron bien jóvenes y decidieron emprender la aventura juntos. Una tía los acogió en su pequeño apartamento en el Bronx. Una de las cosas fascinantes de la cultura latina es el hecho de que las tías extienden su amor a sus sobrinos como si fueran sus propios hijos. Casi al llegar mi padre fue reclutado y sirvió en el ejército durante la guerra de Corea. Fue una experiencia que le ayudó en muchos aspectos. Terminó de aprender el idioma, él había estudiado ingles estando en la isla en un colegio católico. Mis padres valoraban mucho la educación por ello trabajaron mucho para que yo estudiara desde secundaria hasta la universidad en escuelas católicas”.

¿Cuántos hermanos tienes?

“Lamentablemente mi madre sufrió dos perdidas y soy hijo único. Sin embargo tengo muchos primos y cuando creces en el Bronx rodeado de otros inmigrantes terminas teniendo una familia muy grande y diversa. Ellos fueron unos padres amorosos pero no por ello dejaron de ser estrictos. Me inculcaron muchos valores. En especial la tolerancia y el amor por ayudar a los demás.  Aquí se vieron obligados a cambiar de profesión. Por ejemplo mi madre era secretaria pero por más de cinco años trabajó como costurera hasta que finalmente obtuvo un empleo como secretaria en un hospital grande. Mi padre por su parte consiguió una buena posición en el departamento de sanidad pues logró aprobar una serie de exámenes que lo calificaban para el puesto de trabajo, siendo uno de los primeros latinos en lograrlo en esa época. Ellos con su ejemplo de vida me demostraron que nada es imposible cuando el deseo y el esfuerzo por lograr un objetivo van de la mano.”

¿Cuándo te volviste abogado?

“Mi carrera profesional inicial fue con una compañía de electricidad en el departamento de cobranzas. Esta compañía me apoyó en mi educación y tenía oportunidad de continuar creciendo como profesional. Sin embargo, en los más de 10 años que trabajé para ellos, pude ver la importancia de conocer las leyes, de respetar los procesos y además vi en el derecho la oportunidad de ayudar a otros. Al principio no estaba muy decidido, pues para lograrlo debía dejar mi empleo si deseaba ser un estudiante de tiempo completo. Mi esposa y mis padres jugaron un papel fundamental en la toma de mi decisión al apoyarme. Estudié desde 1997 al 2000, me gradué y tome el examen BAR aprobándolo la primera vez. Eso fue un gran motivo de alegría para mi familia y para quien fue mi mentor, el abogado José Vivaldi Martínez. Algo bien curioso me ocurrió con él y es que él supo el resultado primero que yo y fue él quien me dio la noticia. Durante muchos años trabajé con él hasta que él se retiró y yo entonces abrí mi propia oficina. Ser abogado me ha brindado muchas satisfacciones, pues la vida de los clientes se ve afectada, para bien o para mal, con tus acciones. Siempre soy realista, objetivo y sincero con mis clientes pues espero lo mismo de ellos. Como abogados debemos ser éticos desde el principio hasta el final. Solo así podemos contribuir con los ideales de este país. Fui afortunado al nacer en un país de libertades, donde puedo decidir qué ser y cómo lo puedo hacer”.

¿Cuéntame de tu esposa?

“Barbara es mi mayor alegría, amiga y compañera. Supe que era la mujer de mi vida a tan solo un mes de conocerla, pero no se lo dije para no asustarla en ese momento. Gracias a Dios hoy puedo decirlo constantemente. Mi esposa me completa como ser humano. Es una mujer inteligente, fuerte y noble.”

¿Cuál sería tu mensaje final?

“Todos los seres humanos nacemos buenos, las circunstancias nos cambian. Es por ello que yo no juzgo a la gente. Trato siempre de buscar lo mejor en ellos. Solo así recibimos lo mejor de ellos. Tu percepción lo cambia todo, por eso hay que ser positivo en todo momento”

María Danniella Gutiérrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
September 30, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *