La Historia de LEANDRO DIOGO

View This Post In English, Portuguese

Series del Sueño Americano

La Historia de LEANDRO DIOGO

By Maria Danniella Gutiérrez

 

Ser un inmigrante es muy difícil por múltiples motivos. El más común suele ser la diferencia cultural entre el país que nos vio nacer y el país en el que decidimos vivir.  Así que al encontrar un joven que logra coexistir entre dos culturas, puedo afirmar que los jóvenes inmigrantes pueden lograr dejar su huella en el desarrollo de este hermoso país. Nuestro entrevistado nació en Bello Horizonte, Minas Gerais, Brasil. Llegó con sus padres a EE.UU. siendo un adolecente en el año 2002.  Él inició la entrevista explicándome que en este país él cambió, evolucionó y aprendió a apreciar su cultura.

¿Cómo cambiaste? Me dijo: “Mi nombre en Brasil sería “Leandro Pestilli Diogo”. Debido al matriarcado, se usan dos apellidos: primero se coloca el de la madre y luego el del padre. En UEE.UU. solo se utiliza el apellido del padre. Por ello mi nombre ahora es Leandro Diogo. Asimismo hay otros aspectos de mi vida relacionados con mi personalidad que debí cambiar. En nuestros países latinoamericanos, los horarios y la planificación no son frecuentes en los adolecentes. Sin embargo, aquí los adolescentes planifican sus actividades. Eso me resulto extraño pues en Brasil tú llamas a alguien y quedas en hacer cosas el mismo día o vas a su casa sin necesidad de anunciarte. Pero aquí todo el mundo está tan ocupado que es imposible hacer este tipo de cosas. Esto me hizo entender la importancia de administrar el tiempo”.

¿Por qué crees que evolucionaste en este país? “Comparo al adolecente que luego de estar dos años aquí se quería volver a Brasil, pues extrañaba sus amigos y su familia, con hombre que soy hoy en día. Soy graduado en Negocios – Administración de la Universidad de Western Connecticut y estoy planificando hacer un Postgrado que me permita trabajar en una compañía Internacional. Me doy cuenta que simplemente evolucioné. Hoy entiendo que cuando las cosas se ponen difíciles la solución no es regresar, la solución es encontrar otro camino. En aquel momento, mis padres me dieron la opción de volver a Brasil pero al mismo tiempo me explicaron que ellos decidieron junto con nosotros venir a este país porque habían entendido que Brasil nunca nos ofrecería las oportunidades que podía brindarnos EE.UU. Por eso me quedé y fue la decisión más acertada. Con los años aprendí el idioma, la importancia de establecer metas y de abrir el camino para lograrlas. Mi familia será siempre mi familia sin importar donde estén y los amigos se hacen con el tiempo. Los americanos no son tan amigables al principio como lo somos nosotros, pero al ganarte su confianza consigues su amistad. Al final es un proceso coherente, si nos detenemos a analizarlo. Es cuestión de aprender cómo son las cosas sin olvidarte de quien eres.”

Ahora aprecias tu cultura, ¿es que no lo hacías cuando vivías en Brazil?: “La verdad es que la mayoría de las veces damos las cosas por hecho, creemos que todo es igual en todas partes. De Brazil amo la importancia tan grande que tiene la familia, que nuestros padres aun siendo adultos intervienen en cada episodio de nuestras vidas, y cómo nos ayudan a tomar decisiones y nos impulsan a seguir adelante. Siempre están dispuestos a efectuar cualquier sacrificio si eso significa nuestro bienestar. Eso es algo que no deseo ni puedo olvidar.”

¿Cuál sería tu mensaje final?: “La gente quiere que el mundo sea un lugar mejor para vivir, pero no hacen nada por cambiarlo. Yo creo que solo cambiando nosotros mismos y tomándonos el tiempo para ayudar a otros podemos cambiar al mundo. Todos debemos ser agentes del cambio”.

 

María Danniella Gutiérrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
September 16, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *