La Historia de ABEL TORRES

Ve este artículo en English, Portuguese

Series del Sueño Americano

La Historia de ABEL TORRES

By Maria Danniella Gutiérrez- Salem

¿Qué define nuestra nacionalidad? ¿El lugar donde nacemos o el lugar donde crecemos? Para algunos, la definición jurídica sería el lugar donde nacemos y lo sentimental el lugar donde crecemos. Pero nuestro entrevistado de hoy es la prueba viviente de la convergencia de estas dos definiciones, Abel Torres, quien me explicó: “Si bien es cierto que nací en EE.UU., cuando apenas tenía un mes, mis padres se mudaron a Republica Dominicana pues ese era su país de origen. Al saberme americano, siempre me unió un lazo muy especial a EE.UU. y aunque era feliz en República Dominicana, sentí la necesidad al terminar bachillerato de vivir en este país. Tenía familia aquí en Danbury por eso escogí esta ciudad donde me siento muy a gusto. Asimismo debo decir que desde mi llegada hace 2 años comprendí plenamente por qué mi madre siempre me dijo que cuando tenemos familia, trabajo y educación se tiene todo para ser feliz.

¿Parece que admiras mucho a tu madre? Me respondió: “Sería imposible no admirar a una mujer que siendo muy joven quedó viuda con tres hijos y los saca adelante. Mi madre es una de esos seres humanos extraordinarios que no se detiene ante nada. Alguien que no le tiene miedo a los problemas. Para ella no existe absolutamente nada imposible. Hay gente que lo da todo y gente que prefiere quejarse. Por eso, cuando yo decidí venirme, sabía que no la tendría a ella para ayudarme, pero comprendí que con los valores que me enseño y siendo un luchador como ella, podría lograr mi meta: ser un día un empresario de prestigio. Quiero que mi madre sienta que valió la pena poner de un lado su propia vida para brindarnos a nosotros todo, pues nunca dejó que nos faltara nada”.

¿Estás trabajando? Muy orgulloso me dijo: “Con diecinueve años soy quizás el manager más joven en mi lugar de trabajo. Siempre recibo felicitaciones por parte de mis superiores. Esa es otra cosa que aprendí de mi madre, ya que a quien no le importa destacarse en el trabajo no le importa destacarse en la vida. Absolutamente todos los trabajos son importantes. Tenemos la responsabilidad de hacerlos bien, pues si lo vamos a hacer mal lo mejor sería no hacerlo. El día en que todos nos interesemos en cocinar, limpiar, hablar, coser, construir, estudiar de la mejor manera posible, ese día tendremos servicios de primera. Siempre debemos dar lo máximo de nosotros mismos, pues hay que dar lo que deseamos recibir. Siendo mediocres estaremos rodeamos de mediocridad”.

¿Te gusta estudiar? Firme en su respuesta me dijo: “Siempre escucho a la gente decir cosas como fulano no fue a la universidad y sin embargo hoy es multimillonario, pero la realidad es que son más los multimillonarios con títulos universitarios que aquellos que no lo tienen. Los estudios, en mi opinión, nos ayudan a tener éxito en la vida por múltiples razones. En la universidad aprendemos a organizar nuestro tiempo, debemos cumplir tareas, nos relacionamos con otros estudiantes de quienes también aprendemos y finalmente entendemos que todo el conocimiento no se puede obtener en 4 años pero si es el inicio de la aventura de nuestro aprendizaje profesional. Además, el éxito en la vida no solo es el dinero sino también el buen nombre. Yo quiero ser reconocido como ser humano más que por cifras de una cuenta bancaria”

¿Cuál sería tu mensaje final: “No le pongamos excusas al éxito. Trabajemos por todo aquello que queremos lograr, y el mejor momento para hacerlo es siendo jóvenes.”.

María Danniella Gutiérrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
September 22, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *