Médicos: El Cambio Climático ya Está Enfermando Más a los Niños en EE.UU.

Ver esta noticia en English, Português

Salud

Médicos: El Cambio Climático ya Está Enfermando Más a los Niños en EE.UU.

By Honora Montano - New America Media

Una coalición de organizaciones médicas que representan a más de la mitad de los médicos estadounidenses lanzó ayer una campaña para alertar a las autoridades y el público sobre los peligros que el cambio climático representa para la salud pública.
“Los médicos en cada parte de nuestro país han notado que el cambio climático está enfermando más a los estadounidenses”, declaró la Dra. Mona Sarfaty en un comunicado.
Safarty es directora de una nueva coalición de médicos, llamada el Consorcio Médico de la Sociedad sobre el Clima y la Salud, y profesora en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia. “Los médicos”, dice, son los primeros testigos que ven los impactos en las salas de exámenes, lo que es peor es que los daños lo sienten más los niños, ancianos, estadounidenses con enfermedades crónicas o de bajos ingresos y las personas en comunidades de color.”
El nuevo informe del Consorcio sobre el Clima y la Salud, que se basa en informes revisados por colegas, describe las innumerables formas en que el clima está empeorando la salud, incluyendo el asma y otras enfermedades respiratorias.
El aumento de la propagación de enfermedades transmitidas por insectos como el virus Zika y la enfermedad de Lyme más comúnmente encontrados en los trópicos es otro riesgo, dice el reporte.
Siete de cada 10 estadounidenses creen que el cambio climático está ocurriendo, según el Programa de Comunicación sobre Cambio Climático de Yale. Pero un poco más de la mitad de los estadounidenses creen que el cambio climático ya está perjudicando no sólo a la salud pública sino también a otras áreas. Aquí es donde los médicos pueden jugar un rol, dice el Dr. Aparna Bole, pediatra en el Hospital Universitario de Cleveland, Ohio.
“Existe un gran consenso en la literatura científica, de salud pública y médica de que actuar sobre el cambio climático es una de las mayores, si no la mayor, oportunidades de salud pública de nuestro tiempo”, dice el Dr. Bole. “Como pediatra estoy interesado en proteger la salud de todos los niños. Para ello, la protección de un medio ambiente saludable es fundamental”.
Los niños están entre los más vulnerables a los impactos del cambio climático en la salud, dice ella, en parte debido a que su frecuencia respiratoria es más rápida que la de los adultos, lo que los hace susceptibles a la mala calidad del aire. El aumento de los riesgos de enfermedades infecciosas y condiciones meteorológicas extremas puede ser aún más perjudicial cuando ocurren en los años críticos de desarrollo.
“La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que el 80 por ciento de las cargas de salud del cambio climático recaerá sobre los niños menores de cinco años”, dice el Dr. Bole.
El asma encabeza la lista de problemas de salud por cambio climático en muchas comunidades que ya sufren de tasas desproporcionadas, como en Cleveland, donde uno de cada cinco afroamericanos tiene asma. Muchos de estos niños son pacientes de la Dra. Bole, y al cuidarlos ella dice que puede notar los impactos del cambio climático: aumento del calor, una temporada de alergias más larga y un empeoramiento de la calidad del aire. Las altas tasas de pobreza son una carga adicional para la salud de estos niños, dice ella.
La administración de Trump descarta los peligros climáticos
La nueva administración ha enfurecido a grupos ambientales y de salud con su propuesta de recortar el presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental (EPA). El nuevo administrador de la EPA, Scott Pruitt, ha afirmado que hay un “tremendo desacuerdo” sobre si el comportamiento humano tiene algún vínculo con el cambio climático.
La administración también ha anunciado que revertirá significativamente las estrictas regulaciones de la administración de Obama sobre la contaminación causados por los tubos de escape de vehículos. Los automóviles y camiones representan aproximadamente una quinta parte de las emisiones de calentamiento global en los Estados Unidos.
La semana pasada, Mustafa Ali, jefe del programa de justicia ambiental de la EPA, renunció, diciendo que los nuevos líderes no han dado “indicios de que estén enfocados o estén interesados en ayudar” a las comunidades vulnerables, cuando éstas deberían ser la máxima prioridad de la agencia.
Esa es una opinión que la Dra. Bole podría compartir: “Los niños que viven en la pobreza son afectados de manera desproporcionada por los riesgos de salud ambiental, y el cambio climático no es diferente”, dice ella.
La primavera se anticipó por varias semanas en gran parte del este de Estados Unidos este año, y el mes pasado fue el segundo más caliente jamás registrado. Una primavera tempranera trae el comienzo de la temporada de alergias, y también puede significar la llegada de enfermedades que transporta las garrapatas y mosquitos.
“Los doctores como yo actualmente están viendo que las condiciones aparecen afuera de sus típicas ubicaciones y estaciones”, dice la Dra. Samantha Ahdoot, pediatra en Alexandría, Virginia. Ahdoot recuerda que sus pacientes tuvieron que comenzar con sus medicamentos de alergia mucho antes y faltarse a la escuela debido a reacciones severas.

 

Los médicos tienen la “obligación” de hablar
Los médicos de familia, obstetras y alergólogos de la nación pueden estar bien posicionados para ser el mejor recurso del público y mantenerlos a salvo de los impactos climáticos. Una encuesta nacional de Yale en 2014 descubrió que los estadounidenses visitan a su médico de atención primaria como su fuente más confiable de información sobre este tema, más que organizaciones como el Centro para el Control de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud.
Molly Rauch es directora de política de Moms Clean Air Force, una organización nacional que aboga por combatir el cambio climático y la contaminación del aire. Ella dice que los doctores necesitan dar a padres y madres como ella un resumen entero de cómo el clima está conectado a la salud de su niño.
“El asma es una epidemia en este país”, dice Rauch. “Si la contaminación atmosférica empeora al asma, [los padres] necesitan saberlo. Y si el cambio climático empeora la contaminación del aire, realmente necesitamos saberlo para cuidar a nuestros hijos”.
El nuevo Consorcio, que incluye la Academia Americana de Pediatría, la Academia Americana de Médicos de Familia y la Sociedad Americana de Geriatría, entre otros, entregará su nuevo informe a los miembros del Congreso, la administración de Trump y los CEOs de Fortune 500 Companies para impulsar la transición de combustibles fósiles a energía renovable.
“Tenemos la obligación moral de actuar en su nombre”, dice el Dr. Ahdoot, miembro del Consorcio. “Teniendo en cuenta nuestro entendimiento actual hoy, el fracaso de adoptar medidas sustantivas inmediatas para reducir las emisiones sería una injusticia sin precedentes para todos los niños actuales y futuros”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
March 27, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *