Las Deudas y Disminución de Ingresos Afectarán al Próximo Presupuesto de Connecticut

Ver esta noticia en: English, Português

Articulos, Cover, Politica

Las Deudas y Disminución de Ingresos Afectarán al Próximo Presupuesto de Connecticut

By KEITH M. PHANEUF | Traducción: Jamal Fox

Los crecientes costos de deuda y la disminución de ingresos obligarán a los funcionarios estatales a recortar entre 1.100 y 1.300 millones de dólares del próximo presupuesto estatal para evitar aumentos de impuestos, según análisis separados de dos agencias fiscales.

Pero los informes de Responsabilidad Fiscal de la oficina de presupuesto del Gobernador Dannel P. Malloy y de la Oficina de Análisis Fiscal de la legislatura no partidista aún no reflejan la reducción total que los programas discrecionales probablemente enfrentarán para evitar las subidas de impuestos.

Debido a un cambio en el formato ordenado en mayo pasado por Malloy y la legislatura, estos informes ya no reflejan los costos del proyecto en todos los segmentos del presupuesto, incluyendo los aumentos de sueldo para los empleados sindicalizados del estado.

El nuevo formato también impide que las dos oficinas entreguen proyecciones actualizadas de déficit o superávit para los próximos tres años fiscales, una medida que sigue siendo controvertida entre algunos legisladores. La última advertencia recibida de los analistas no partidistas llegó en septiembre, cuando estimaron que las finanzas del estado, a menos que sean ajustadas, tendrían un déficit de $1,3 mil millones en 2017-18 y $1,4 mil millones en rojo en 2018-1919.

Malloy, quien habló con los reporteros del Capitolio el 15 de noviembre, advirtió que Connecticut se enfrenta a “retos gigantescos” en su intento por compensar los crecientes costos de la deuda, causados principalmente por siete décadas de ahorro inadecuado para los beneficios de jubilación del sector público. Y “se requerirá ajustes en otras partes del presupuesto”, indicó el gobernador.

Las contribuciones a los fondos de pensiones de los empleados y maestros del estado, la atención de salud para los trabajadores jubilados del estado y sus cónyuges, y los pagos a la mayoría de los préstamos del estado, excluyendo los bonos de transporte, aumentarán en $820.4 millones, según la agencia de Malloy. Ciertos otros costos fijos, que incluyen Medicaid y derechos federales, aumentarán en $276 millones.

Estas estimaciones de crecimiento, junto con las nuevas proyecciones de que los ingresos del Fondo General el próximo año fiscal caerán en $190 millones por debajo del año actual, crean un problema de $1,29 mil millones para los funcionarios que esperan evitar el aumento de impuestos.

Las estimaciones de los analistas legislativos eran muy similares. OFA dice que las obligaciones de retiro, otros costos de la deuda, y programas de derecho, deberían costar alrededor de $900 millones más el próximo año fiscal.

Junto con $189 millones en erosión de ingresos, esto crea un problema de al menos $1.100 millones para que Malloy y los legisladores resuelvan en la Asamblea General de 2017, que comienza el 4 de enero.

Aun así, los líderes republicanos en la Cámara y el Senado cuestionaron si los informes captaban todo el alcance de los problemas que enfrentan las finanzas del Estado.

Los informes pasados también trataron de proyectar el costo de todos los “servicios actuales” en los próximos años. Las áreas analizadas en informes anteriores, pero no en las últimas versiones, incluyen:

·         Cambios en los salarios y beneficios de los empleados, incluyendo aquellos bajo contrato.

·         Cambios en el financiamiento a programas y municipalidades requeridos por la ley.

·         Aumento de costos inflacionarios.

·         Cambios proyectados en el número de casos de servicios sociales en los programas que no tienen derecho.

Esos informes también incluían proyecciones sobre si las finanzas del Estado, de no regularse, tendrían un superávit o déficit en cada uno de los próximos tres años.

Entre 2012 y 2015, el Informe de Responsabilidad Fiscal de analistas no partidarios advirtió repetidamente que los gastos tenían un crecimiento más rápido que los ingresos, proyectando cada vez déficits en el próximo ciclo presupuestario.

Sin embargo, los funcionarios del gobierno de Malloy argumentan que estas proyecciones no tienen valor, señalando que la legislatura retrasa o cancela periódicamente los aumentos municipales de las ayudas escritas, y que a menudo se pide a las agencias sobrellevar sin aumentos inflacionarios.

La legislatura controlada por los demócratas aprobó su propuesta el pasado mes de mayo para eliminar las proyecciones de “servicios actuales” del presupuesto.

La líder de la minoría de la Cámara, Themis Klarides, R-Derby quien se opuso a quitar estas proyecciones de los informes, argumentó que advirtieron a los legisladores cuando el gasto estatal era insostenible.

Y Klarides dijo que hay bastante evidencia de que los desafíos que Connecticut enfrenta en el siguiente presupuesto son más grandes que los descritos en los nuevos reportes.

Los analistas no partidistas estimaron este verano que las finanzas del estado, a menos que se ajusten, tendrían un déficit de $1,25 mil millones el próximo año fiscal. Eso fue antes de que las proyecciones de ingresos se redujeran y los costos de las pensiones de los maestros aumentaran más rápido de lo esperado.

En base a esos cambios, el déficit proyectado para el próximo año aumentaría a $1.500 millones.

“Estamos cuestionando la metodología que ignora la realidad”, dijo Klarides. Estamos presenciando las mismas viejas tonterías y negaciones sobre nuestras finanzas que no hemos podido enfrentar”.

El líder republicano del Senado, Len Fasano, de North Haven, dijo: “Este informe nos muestra lo que sucedería si el estado financiaría solamente lo básico absoluto de nuestro presupuesto. Incluso esta austera proyección nos deja con un déficit presupuestario de $1.300 millones para el próximo año fiscal. Eso ni siquiera incluye cosas como la inflación y las promesas que el estado ha hecho a nuestros municipios y proveedores privados. … Este reporte demuestra la devastadora verdad de que Connecticut no puede pagar por los servicios centrales del gobierno si seguimos por el mismo camino que estamos ahora.”

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
November 28, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *