Libertad y Justicia para Todos, Incluyendo Aquellos con los que no Estamos de Acuerdo Por Emanuela Palmares

Ver esta noticia en English, Português

Editorial, Opinion

Libertad y Justicia para Todos, Incluyendo Aquellos con los que no Estamos de Acuerdo Por Emanuela Palmares

By Emanuela Palmares - Traducción: Jamal Fox

Ningún partido político tiene un monopolio sobre la intolerancia, el odio o la violencia. El 14 de junio, un hombre de 66 años que se identificó como un demócrata abrió fuego contra los miembros republicanos del Congreso en una práctica de béisbol para un juego de caridad en Alexandria, Virginia.

 
El hombre fue disparado por dos agentes de la Policía de Capitol Hill que estaban en la escena como seguridad para el representante Steve Scalise, el Asistente del Líder de la Mayoría de la Cámara, quien estaba entre los disparados. Dos agentes de policía, los agentes especiales David Bailey y Crystal Griner, también resultaron heridos. Griner recibió un disparo en el tobillo, mientras que Bailey sufrió una lesión menor que no era de bala.

 
Hubo dos personas disparadas más, Zack Barth, un empleado del representante Roger Williams, de Texas, y un ex miembro partidista, Matt Mika.
Los legisladores elogiaron las acciones de la policía al detener al asaltante, evitando una “masacre”. La salud mental, el control de armas, el partidismo, Trump… los debates que hicieron actuar al tirador han comenzado.

 
Al final, la fuerza motriz detrás de este acto de terrorismo político es el mismo tema que alimenta al racismo, la homofobia, la xenofobia: deshumanizar a los que son diferentes a uno, creyendo que sus vidas son dispensables y que valen menos que las creencias o causas distorsionadas por las que luchan.

 
Como alguien que está en la política y a menudo recibe calor de ambos lados políticos, rezo por la tolerancia. Ruego para que nos escuchemos uno al otro y veamos la humanidad en cada uno de nosotros, sin importar a qué partido pertenezcamos, o con qué país, raza, religión u orientación sexual nos identificamos.

 
Esta división debe parar. Y es posible, con cada uno de nosotros. Cuanto más permitimos que nuestra individualidad viva dentro de nuestra colectividad, más tolerantes nos convertiremos. Podemos ser quienes somos, estar en desacuerdo y aun así mantener nuestro sentido de unidad como compatriotas, respetando las vidas y experiencias de cada uno.

 
Mientras hacemos eso, la línea entre “nosotros” y “esas personas” comenzarán a difuminarse y se desvanecerán, y con ella, también la violencia sin sentido. Los gritos se detendrán y el diálogo comenzará. Seamos lo que debemos ser: una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para TODOS, incluyendo aquellos con los que no estamos de acuerdo.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
June 21, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *