No soy la Voz de mi Madre: Cosas que Prometí Nunca Decir a mis Hijos

View this post in other languages: English, Português

Ninos Y Familia, Noticias

No soy la Voz de mi Madre: Cosas que Prometí Nunca Decir a mis Hijos

By Anne E. Mead, Ed. D.

Cuando crecía, mi madre decía cosas a mi hermano y a mí que me prometí a mí misma nunca decir a mis propios hijos. Aunque me hice esta promesa, se me escaparon. Después de escuchar estas cosas y hablar con mis hijos sobre lo que les molestaba, compilé una lista mental de las cosas que nunca deberían decirse.

Como niños, todos desarrollamos una conversación positiva y negativa. El dialogo interno son las palabras y frases que nos dicen y que conservamos en nuestra memoria a largo plazo. Cuando nos enfrentamos a un desafío, el dialogo interno positivo o negativo se asoma. Si un niño oye constantemente: “eres tonto como tu amigo”, no podrán resolver con éxito una tarea difícil. Ayudar a los niños a aprender un diálogo interno positivo desarrolla su persistencia y capacidad de mantenerse en el camino que desarrolla la autoestima positiva.
Aquí hay algunas cosas que escuché decir a mis propios padres u otros padres. Intente alejarse de estas frases para tratar de poner a su hijo en el camino del éxito.

“Tienes potencial pero no lo usas”. Los niños se sienten insultados, a menudo pierden cualquier motivación que puedan tener y desarrollan una actitud de “no me importa”. Más bien, los padres deberían preguntar: “¿Cómo puedo ayudarte a alcanzar tu máximo potencial?”

“Estoy decepcionado de ti.” Esta frase es en algunos casos apropiada para usar, sin embargo, es el tono de cómo se dice lo que importa. Un comentario como este debería usarse en privado con un amoroso “¿Cómo puedo ayudarte a mejorar la próxima vez que te sientas así?

“Tu hermana nunca hizo eso”. Como padre, debemos ser justos con nuestros hijos. Algunos niños necesitan poco apoyo para realizar una tarea mientras que otros necesitan más apoyo. La crianza equitativa le está dando a cada niño lo que necesita para tener éxito; es necesario personalizar su enfoque y apoyo para cada niño.

“Tu hermana nunca hubiera hecho eso”. Nunca compare a hermanos. Los niños tienen su propia personalidad y estilo de ser. Como padre, es importante ver los atributos positivos que tiene cada niño y desarrollarlos. Tener un hijo favorito es un enfoque peligroso al formar relaciones positivas con sus hijos.

“Nunca lograrás nada parecido”. Este es un dialogo interno negativo. Cada niño tiene su camino y, como padre, es nuestra responsabilidad es entrenar a nuestros hijos para que tomen buenas decisiones.

“Estoy ocupado ahora, ¿podemos hablar más tarde?” Nuestros hijos son el ser más preciado que se nos ha confiado criar. Darles tiempo para hablar, llorar o celebrar es todo lo que se trata la crianza de los hijos. Los niños crecen muy rápido. Bríndeles a los niños el tiempo para inculcar valores y creencias desde el principio cuando son niños.

A medida que se acerca la temporada navideña, únase a mí para tomarse el tiempo de escuchar y estar ahí para nuestros hijos. Que esta temporada sea segura y saludable para su familia.

Anne E. Mead, Ed. D., es la administradora de Programas de Educación Temprana y Aprendizaje Extendido de las Escuelas Públicas de Danbury. Si tiene alguna pregunta, no dude en comunicarse con ella al 203-830-6508 o meadan@danbury.k12.ct.us.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
December 9, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *