Malloy Prepara Presupuesto para Grandes Aumentos Salariales pero Busca Concesiones de Sindicatos

Ver esta noticia en English, Português

Noticias, Politica

Malloy Prepara Presupuesto para Grandes Aumentos Salariales pero Busca Concesiones de Sindicatos

By By Keith M. Phaneuf - CT MIRROR - Traducción: Jamal Fox

Aunque la mayoría de los detalles del presupuesto ofrecido por el gobernador Dannel P. Malloy han sido diseccionados repetidamente desde que se lanzó hace cinco semanas, aun queda una pregunta amenazante que podría tener un enorme impacto en las finanzas estatales por muchos años.

¿Por qué en este presupuesto de dos años se incluye $800 millones en aumentos para empleados del estado, una cantidad que excede de lejos cualquier monto que Malloy ha reservado y duplica la financiación que su personal estimó como necesario apenas cinco meses antes?

La respuesta a esta pregunta es crucial dado que:

Malloy está buscando 1.600 millones de dólares en concesiones sindicales para cerrar grandes déficits en el próximo presupuesto estatal de dos años.

Es posible que Connecticut deba extender un controvertido contrato de beneficios, garantizando pensiones y atención de salud a los trabajadores jubilados para obtener esas concesiones.

Y el valor de los aumentos salariales de los trabajadores es de vital importancia para aquellos que más bien quieren poner fin a las pensiones y otros beneficios de jubilación al permitir que el contrato expire en 2022, el último año de la próxima legislatura.

La financiación propuesta para los aumentos salariales duplica el estimado anterior

La mayor parte de la financiación para los aumentos salariales en el nuevo presupuesto se incluye en la Reserva para Ajustes Salariales (RSA), una partida comúnmente utilizada para cubrir los aumentos que podrían ser otorgados luego que el presupuesto sea adoptado.

Malloy recomendó $317.1 millones en el RSA para 2017-18 y $484.5 millones para el 2018-19, un total de $801.6 millones para todo el bienio.

Este total incluye algunos pagos retrasados a los trabajadores.

La mayoría de los sindicatos aceptaron en el verano de 2011 un plan de concesiones que congeló los salarios en 2012 y 2013, y luego fijó un 3 por ciento para 2014, 2015 y 2016.

La mayoría de los empleados sindicalizados han estado trabajando en el año fiscal 2017 bajo este acuerdo vencido. El próximo presupuesto estatal deberá incluir aumentos salariales para el año fiscal 2017, así como para 2018 y 2019.

“El aumento del RSA en el año fiscal 2018 vs 2017 refleja un supuesto presupuestario de que cualquier aumento salarial futuro será más o menos consistente con los aumentos promedio en los contratos anteriores y sería retroactivo al año fiscal 2017”, dijo Chris McClure, portavoz de la oficina de presupuesto del gobernador.

De hecho, los tres primeros presupuestos bienales de la administración de Malloy no recomiendan una financiación del RSA cercano a los niveles de su último plan, incluso teniendo en cuenta los pagos retrasados que se deben.

Malloy recomendó un total de:

$242.7 millones para cubrir los años fiscales 2012 y 2013; (Esto no sería necesario más tarde cuando los sindicatos aceptaran una congelación salarial de dos años).

$111.4 millones para cubrir los años fiscales 2014 y 2015;

$153.4 millones para cubrir los años fiscales 2016 y 2017.

Los $802 millones que Malloy propone en su nuevo plan de dos años es casi cinco veces el tamaño de la recomendación promedio de $169,2 millones de sus tres primeros presupuestos bienales.

Más importante aún, el director de presupuestos de Malloy, Ben Barnes, estimó que $390 millones serían necesarios para aumentar la negociación colectiva en el próximo presupuesto bienal (menos de la mitad de los 802 millones de dólares eventualmente propuestos) en un memo compartido con los jefes de agencia el 6 de septiembre, meses antes de que se publicara el presupuesto del gobernador.

Así que si Malloy pide a los trabajadores sindicalizados que acepten otra congelación salarial de dos años (como lo hizo en 2011) ¿el gobierno estatal en realidad ahorrará $802 millones o $390 millones?

La respuesta podría hacer una gran diferencia para aquellos que no están seguros si otro acuerdo de concesiones valdría la pena desde la perspectiva del estado, si esto significa extender un controvertido contrato de beneficios.

Las pensiones para los nuevos trabajadores estatales podrían terminar después de 2022

“No estamos comenzando de cero cuando revisemos el contrato de SEBAC (Coalición de Agentes de Negociación de Empleados del Estado)”, dijo Malloy a los legisladores el 8 de febrero en su discurso anual sobre el presupuesto. “Si bien es justo que pidamos ahorros, también es justo que nuestros empleados pidan cambios, siempre y cuando el resultado final sea un acuerdo laboral más asequible y más sostenible”.

El gobernador está pidiendo a los trabajadores que otorguen concesiones que ahorrarían $700 millones el próximo año fiscal y $869 millones en 2018-19. Funcionarios de la administración han dicho que esperan tener al menos un acuerdo tentativo para mayo.

Cuando Malloy negoció un acuerdo de concesiones con los sindicatos hace seis años, su principal demanda era que el estado extendiera el contrato de beneficios que le obliga ofrecer una pensión y un retiro de salud a casi todos los empleados a tiempo completo.

A pesar que las pensiones y los beneficios de jubilación se remontan a muchas décadas, la mayoría de los detalles del sistema actual se establecieron en un contrato de 20 años firmado en 1997 entre los sindicatos y el gobernador John G. Rowland.

El sistema se mantuvo, con nuevas restricciones, tras las concesiones negociadas en 2009 por la gobernadora M. Jodi Rell y por Malloy en 2011. A cambio de ese último acuerdo, Malloy añadió cinco años al acuerdo de SEBAC, empujando la fecha de vencimiento hasta 2022.

Pero a medida que las nuevas proyecciones reflejan costos elevados en beneficios de jubilación, causados por más de 70 años de financiamiento inadecuado, afectando las finanzas estatales durante los próximos 15 a 20 años, hubo cada vez más pedidos de que el actual sistema de beneficios de jubilación expire.

Los dirigentes sindicales dicen que los acuerdos de concesiones pasadas redujeron considerablemente la generosidad de esos beneficios de jubilación. Un estudio el 2015 realizado por el Centro de Investigaciones de Retiros de Boston College descurbrió que los beneficios de pensión ofrecidos a los nuevos empleados estatales se aproximan al beneficio promedio ofrecido por otros estados.

Grupos empresariales, entre ellos la Asociación de Empresas e Industrias de Connecticut y la Alianza MetroHartford, han indicado que los legisladores deberían reemplazar las pensiones con planes de contribución definida tipo 401 (k).

Del mismo modo, las recomendaciones han sido hechas por grupos conservadores de políticas públicas como The Yankee Institute en Hartford y por legisladores republicanos.

Y mientras los legisladores del partido republicano también han presionado a Malloy durante los últimos tres años para que busque otra ronda de concesiones, algunos también han cuestionado si los días de ofrecer pensiones y retiro de salud deberían terminar.

“Nuestra mayor preocupación, en general, es la posible extensión del actual acuerdo SEBAC”, dijo la líder de la minoría de la Cámara, Themis Klarides R-Derby, a The Mirror. “… La clave entera del futuro bienestar fiscal de nuestro estado está ligado a este tema, y las concesiones que el gobernador podría obtener a cambio”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
March 24, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *