La Historia de Monica Mollengarden

View This Post In: English, Portuguese

American Dream Series, Noticias

La Historia de Monica Mollengarden

By Maria Danniella Gutiérrez- Salem

¿Será nuestro origen el que define nuestros sueños? Damos por hecho que todos son diferentes y propios de cada quien. Sin embargo, luego de conocer el sueño de una persona, encontramos un parecido entre lo que nos ha tocado vivir y la importancia de todo lo que hemos hecho para lograr ese sueño. Nuestra entrevistada, Mónica Mollengarden, es originaria de un pueblo llamado Chía, situado a las afueras de Bogotá, Colombia. Ella se define como una persona fuerte, trabajadora, solidaria y feliz.

¿Qué te hace fuerte?, le pregunté. Con algo de nostalgia respondió: “Ser huérfana me hizo fuerte. Desconozco mi origen. Me entregaron a Lucila Torres, a quien llamé madrina desde que recuerdo, cuando apenas empezaba a caminar. Nunca hubo una explicación del porqué o cómo fui entregada. A mis 51 años, la verdad ya no hace falta. Mi madrina fue amorosa conmigo pero murió cuando yo era una niña y su hijo mayor, Héctor Torres, a quien llamo padrino, me acogió bajo su protección. Sin embargo, si es difícil criar a nuestros propios hijos, imagina aceptar a una niña que no es tu familia. Para su esposa, esta imposición no fue de su total agrado, lo que me obligó a buscar mi propio camino, sin pensar si estaba lista o no para ello.”

¿Decidiste venir a Estados Unidos?, le pregunté. “Si, la gente me advirtió que aquí sería difícil, que tendría que trabajar mucho. Yo vine de paseo, quedé maravillada con la seguridad, limpieza, y orden que imperaba en este país. En Colombia hubo una época en la que mataban casi a diario a un policíaEn 1987, traté de ingresar a EE.UU. con mi visa de turista, pero viajaba sola y las autoridades de inmigración en Miami me entrevistaron y decidieron deportarme a Colombia.

Positiva como he sido siempre, decidí que debía buscar la manera de volver. Un familiar de mi padrino me explicó que sería peligroso pero que podía pedir una visa Mexicana y caminar desde Tijuana hasta San Diego-California. Hoy veo a mi hija y esto me aterra. El imaginarla rodeada de 18 hombres desconocidos viajando sola a media noche, caminando en una zona desértica durante casi todo un día, escondiéndome como si fuese una fugitiva, incluso ocultándome en un rio por horas. No hay palabras que describan esa odisea. Solo quien la vive y logra sobrevivir para contarlo puede entender el significado de la solidaridad desinteresada. Eso lo digo pues hubo un joven que, sin conocerme me ayudó Dios me libró de ser violada o hasta asesinada. Es por ello que siempre que alguien necesita ayuda, soy solidaria. Todos debemos esforzarnos por ser buenos, aunque sea más fácil ser indolentes ante las necesidades de los demás”.

¿Ahora eres feliz? “Como no serlo, mi esposo se llama Barry Mollengarden. Nos conocimos en New York en 1989, cuando ambos trabajábamos en un evento. Él es un hombre extremadamente generoso, paciente en absolutamente todo lo que hace. A su lado me he sentido siempre protegida. Fuimos novios por 4 años y tenemos 23 años de casados.. Tenemos dos hijos maravillosos: Jeffrey que ya inició la universidad y Eliana mi pequeña que siempre ha sido mi amiga y compañera incondicional. Ellos y este país me han brindado todo lo que no tenía, una verdadera familia y un lugar donde me siento en paz.”

Finalmente me dijo: “Con los años aprendí que la gente que no es feliz simplemente no trata de ser feliz, pues la felicidad debe ser un abrazo, un beso de buenas noches, una comida, el tener trabajo o salud. ¡Es no complicar lo que no es complicado!”.

María Danniella Gutierrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
July 14, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *