La Historia de JOVANNA GARCIA

View This Post In: English, Portuguese

American Dream Series, Noticias

La Historia de JOVANNA GARCIA

By Maria Danniella Gutiérrez- Salem

Los hijos son una extensión de nuestra propia vida, por ello siempre queremos que su vida sea mejor que la nuestra. Nuestra entrevistada es una joven de 22 años, nacida en México, quien llegó a Danbury de la mano de sus padres cuando tan solo tenía 8 años. Ella se siente profundamente orgullosa de su familia, sus logros y su condición de hispana.

¿Cómo fue crecer en Danbury? Con un profundo suspiro ella respondió: “No fue fácil, nos vinimos de México pues mi hermana sufría de epilepsia y mis padres consideraron que aquí ella podría tener una mejor vida. En tan sólo un año a mí me tocó aprender inglés para convertirme así en la traductora de la familia. Mi padre desde nuestra llegada hasta el día de hoy ha trabajado muchísimo, mayormente en un restaurant. Mi madre debía encargarse de mi hermana enferma y de los tres hermanos que nacieron aquí, por ello siempre ha sido ama de casa. Ambos son ejemplo de dignidad, respeto y moral para mí. Repitiéndome una y otra vez que este es un gran país pero que somos nosotros quienes forjamos nuestro destino. La gente suele querer todo fácil, por eso se rinden con el primer tropiezo.

¿Cuál es tu mayor logro? Ella sonrió y entonces me dijo: “Mis padres siempre han tenido grandes expectativas conmigo por ser la hija mayor y por el hecho de que me tocó madurar muy rápido para ayudarlos. Hace algo más de un año me embaracé y para mi padre eso fue una gran decepción, pensando que no continuaría con mi educación. Él no quería que yo fuese empleada de limpieza o mesera para toda la vida. Aunque ambos son trabajos muy dignos de los que me siento orgullosa haber trabajado, este es un país en el que puedes estudiar, cosa que no ocurre en México. Entonces para él, yo había fracasado en mi deseo de superación. Por él y por mí, decidí demostrarle que cuando se desea algo con el alma y se echan todas las ganas del mundo, todo se puede. A pesar de mi embarazo no renuncié a mi sueño de estudiar y, aunque luego de mi cesárea me enfermé por una infección en la herida, yo seguí estudiando intensamente de lunes a viernes y trabajando los fines de semana en un hotel y un restaurante. Mi esfuerzo dio frutos y me gradué como Asistente Medico, una profesión que me permite ayudar a la gente. Mi hermana fue mi inspiración. Para completar mi felicidad el día que recibí el diploma mi hijo dijo por primera vez “mamá”.

¿Te gusta ser hispana? No ha sido fácil. Cuando llegamos a Danbury aquí no había tantos hispanos. En cualquier lugar donde la gente no habla tu mismo idioma, la vida es difícil. Pero debemos superar las humillaciones, malos comentarios, desplantes de la gente que desea vejarnos pues creen que el hecho de ser extranjeros nos hace menos. Con el tiempo aprendí que la gente buena no tiene raza, credo o condición social. Yo amo este país por todo lo que nos ha dado y amo también a México pues parte de mi familia vive en México. Planeo enseñar español a mi hijo, de esa manera él también podrá ayudar a otros. A mí me encanta escuchar cuando la gente dice “Qué bueno que hablas Español”.

Finalmente, ¿cuál sería tu mensaje Jovanna?: “Actualmente, estoy trabajando en el lugar donde realicé mis pasantías y próximamente trabajaré para el pediatra de mi hijo. Esto no lo hubiese logrado sin el apoyo del padre de mi hijo y mi familia. Es por ello que debemos apreciar a nuestra familia cada día de nuestras vidas.”

María Danniella Gutiérrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
August 22, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *