A Través de los Ojos de un Niño

View this post in other languages: English, Português

Ninos Y Familia

A Través de los Ojos de un Niño

By Anne E. Mead, Ed. RE.

Hoy, tuve el placer de sentarme con un grupo de niños de edad preescolar entusiasmados por su próximo viaje de estudio interno al departamento de bomberos. Mientras esperaban a los bomberos, pregunté a los niños por qué estaban agradecidos. Los niños a esta edad pueden ser bastante egocéntricos. Piensan sobre sus experiencias pasadas recientes, como estar agradecidos por el desayuno y que sus madres los hayan llevado a la escuela. Mientras hablamos sobre el significado de “estar agradecidos”, los niños pasaron a la comida, como las galletas y helados. Yo dije que estaba agradecida por mi hogar y mi familia. Ese comentario provocó nuevas respuestas de los niños, como “mis hermanas”, “Tengo sábanas nuevas y se sienten muy cómodos cuando duermo con ellas”, “Mi casa azul con rayas grises”, “Mi nueva casa y la cocina de mi madre” y, por último, “mi casa en el 5to piso; tomo un ascensor para llegar a él”.

Escuchar lo que los niños agradecen en el mundo de hoy demuestra la inocencia que poseen los niños. La mayoría de los niños no están realmente conscientes de la agitación en el mundo de hoy y cómo está afectando a muchas familias y sus hijos en Danbury y otras áreas del país.
El Día de Acción de Gracias es un momento para reflexionar sobre todo lo bueno del mundo y nuestras familias que nos rodean. Es importante pensar en los menos afortunados en el mundo y en cómo impactan a sus familias. Como adultos, sabemos lo que está sucediendo, pero, a través de los ojos de los niños, ellos no lo saben. Su sentido de inocencia y cuidado de los demás es lo que debe fomentarse en cada niño.

En la última edición del periódico Tribuna, escribí sobre el desarrollo de la empatía en los niños. No solo debemos enseñar la empatía a los niños pequeños, sino que también debemos fomentar el sentido de maravilla y la capacidad de ser observadores, los cuales ayudan a desarrollar la apreciación. El libro de Norman Juster, The Hello, Goodbye Window, es un ejemplo perfecto de cómo tener estas cualidades enriquece la vida de un niño. Basada en una niña pequeña que se queda con sus abuelos mientras sus padres trabajan, Juster y el ilustrador Chris Raschka han creado el libro perfecto, un viaje de descubrimiento y una celebración de las maravillas comunes que definen a los niños. La historia no solo es hermosa, sino que los comportamientos observadores de las preguntas de la niña sobre lo que la rodea también es sorprendente.
Ayudar a los niños a desarrollar este sentido de ser observador es el comienzo de ser conscientes de los demás y de lo que sucede a su alrededor. A medida que los niños crecen y aprenden, es útil desarrollar una conciencia de lo bueno y lo malo. Y la conciencia ayuda a desarrollar un sentido de aprecio y agradecimiento. Estos atributos desarrollados temprano en la vida les dan a los padres la oportunidad de hablar sobre el bien y el mal y exponer el comportamiento moral. Acoplar el comportamiento moral con ser observador beneficia a los niños para que vean lo que está sucediendo en el espacio que los rodea y describir e informar sobre algo que no parece correcto. Con todos los eventos buenos y malos que ocurren alrededor del mundo en que vivimos, si podemos ver la bondad del mundo a través de los ojos de un niño, podremos mantenernos tranquilos mientras nos preparamos para las próximas festividades.

Feliz Día de Acción de Gracias a todos nuestros lectores.
Anne E. Mead, Ed. D., es la administradora de los Programas de Educación Temprana y Aprendizaje Extendido de las Escuelas Públicas de Danbury. Si tiene alguna pregunta, no dude en comunicarse con ella al 203-830-6508 o meadan@danbury.k12.ct.us

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
November 21, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *