Reporte del Supervisor Federal en el caso de DCF Demuestra Continua Preocupación

View this post in other languages: English, Português

News

Reporte del Supervisor Federal en el caso de DCF Demuestra Continua Preocupación

By Kathleen Megan | CTMirror.org

El último informe del supervisor federal del Departamento de Niños y Familias del estado demuestra que la agencia cumple con cinco de las 10 medidas que forman parte de un plan de salida supervisado por el tribunal, pero aún no cumple con las cinco restantes, incluyendo las relacionadas con la contratación y número de casos.
“Creo que es alentador que mantuvieran el cumplimiento” con la mitad de las medidas, dijo Martha Stone, una de las abogadas que presentaron el caso conocido como “Juan F.” contra la agencia en 1989. Sin embargo, Stone, quien es la directora ejecutiva del Centro para la Defensa de los Niños, dijo: “Creo que con un nuevo comisionado, es importante para ellos duplicar los cinco restantes”.
La demanda colectiva de Juan F. acusó que el estado no estaba proporcionando los servicios necesarios para niños y jóvenes maltratados y abandonados. En 1991 se firmó un decreto de consentimiento que pedía reformas y la agencia estatal de bienestar infantil ha estado bajo la supervisión de un supervisor federal desde 1992.
Ray Mancuso, el actual supervisor designado por el tribunal de la agencia estatal de bienestar infantil, escribió en el reporte publicado el lunes que, entre las medidas que no cumplían con los estándares establecidos, las cuestiones más preocupantes siguen siendo el número excesivo de casos para los trabajadores sociales, las prácticas de investigación del departamento, el proceso de planificación de casos, satisfacer las necesidades de servicio de los niños y las familias, y las prácticas adecuadas de visita por parte del personal del DCF.
Normalmente, el reporte del supervisor del tribunal incluye una declaración del Departamento de Niños y Familias, pero esto no fue así porque la comisionada recientemente nombrada, Vannessa Dorantes, no estuvo en el cargo durante el período cubierto por la revisión de Mancuso. Dorantes reemplazó a la ex comisionada Joette Katz, quien estuvo ocho años bajo el mando del gobernador Dannel Malloy.
La oficina de Dorantes emitió un comunicado en su nombre el lunes:
“Espero con interés trabajar junto con la Oficina del Supervisor de la Corte y los Derechos de los Niños para continuar progresando en el Plan de Salida de Juan F. Yo confío en que todos estamos comprometidos a mejorar la forma en que el Departamento trabaja con las familias y las comunidades para mejorar el bienestar de los niños a los que servimos. Al trabajar juntos como un equipo, podemos ser los más exitosos en mejorar las vidas de los niños y las familias”.
El último informe cubre el segundo y tercer trimestre de 2018 y está lleno de una multitud de medidas que el supervisor está cubriendo como parte de un plan de salida revisado para el caso judicial.
Un hallazgo clave en el informe se relaciona con los esfuerzos del estado para reducir la cantidad de trabajadores sociales. Mancuso escribió que en los últimos cuatro trimestres, el estado “se ha comprometido en abordar esta cuestión de manera sustancial”.
Dijo que aunque el departamento ha contratado a 120 nuevos trabajadores sociales, esos empleados tendrán meses de capacitación antes de que puedan asumir el número total de casos. Además, dijo, el departamento ha luchado tanto con la retención de personal como con un número creciente de informes que deben investigarse.
“El estado se ha movido sabiamente a un sistema de contratación predictiva para el DCF”, escribió Mancuso. “Esto les permite planear bloques de contratación que se emparejan aproximadamente con su tasa de desgaste. El Departamento debe esforzarse por mantener niveles estables de personal”.
El reporte indica que el promedio actual es aún demasiado alto, con 102 trabajadores sociales que tienen cargas laborales del más de 100%, incluyendo 53 trabajadores sociales que han superado el 100% durante 25 días o más.
El objetivo es que el trabajador social promedio tenga una carga laboral de 75 por ciento, un promedio que incluya a los trabajadores sociales que podrían estar ausentes con una carga de trabajo de cero y otros que son nuevos y no pueden cumplir una carga de trabajo completa.
Alrededor de la mitad de los trabajadores sociales en el DCF actualmente tienen un número de casos con más del 80%.
Para llegar a ese promedio de 75 por ciento, dice el reporte, el departamento necesitaría contratar a 74 trabajadores sociales adicionales y establecer 19 supervisores de trabajo social.
Mancuso dijo que las conversaciones con el personal y otros indican que algunos servicios para familias y niños no están disponibles en ciertas áreas del estado, incluyendo los servicios ambulatorios de salud mental, servicios a domicilio, servicios de abuso de sustancias, servicios de violencia doméstica, tutoría, vales de vivienda de apoyo, recursos de acogida y adopción, y opciones de colocación y tratamiento fácilmente disponibles.
Sobre el desarrollo de planes de casos para niños y familias, el reporte indica que el sistema informático anticuado de la agencia, conocido como LINK, presenta desafíos para el personal. El informe señala que DCF ha tenido que crear informes adicionales para compensar las deficiencias del sistema LINK.

Mancuso escribió que el actual sistema LINK no puede rastrear ni analizar con precisión las visitas de los trabajadores sociales para ver a los niños en sus hogares.
“Si bien el departamento ha comenzado a implementar esfuerzos para mejorar esta área de administración de casos”, escribió Mancuso, “es imperativo que se desarrolle un proceso para evaluar el progreso”.
El reporte dijo que el personal del DCF se ve obstaculizado en el desempeño eficiente de su trabajo en el campo debido a la falta de “tecnología de movilidad”. El personal no puede acceder fácilmente a su sistema de escritorio y archivos de casos cuando se encuentra en el campo, según el informe.
Mancuso señaló que el departamento debe continuar buscando oportunidades para ayudar a los supervisores de trabajo social con capacitación adicional, tutoría, evaluación y reducción de la carga de trabajo.
Ira Lustbader, director de litigios para los Derechos de los Niños, un grupo nacional de defensa que ahora dirige el litigio contra el estado, también emitió una declaración el lunes.
“Logramos un progreso real con el Comisionado Katz para cumplir con las mejoras ordenadas por los tribunales en el DCF, y creamos una hoja de ruta clara, que incluye estrategias y recursos clave, para abordar las restantes áreas de preocupación. Tenemos un profundo respeto por la Comisionada Dorantes al asumir este papel de liderazgo, y esperamos trabajar con ella y su equipo para progresar la agencia”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
March 14, 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *