Incremento en Maestros Minoritarios no Siguen el Ritmo de Afluencia de Estudiantes de Minorías

View this post in other languages: English, Português

News

Incremento en Maestros Minoritarios no Siguen el Ritmo de Afluencia de Estudiantes de Minorías

By Jacqueline Rabe Thomas | CTMirror.org

Primero, las buenas noticias: cientos de minorías más se han convertido en maestros en los últimos 10 años, luego de varios cambios que facilitaron convertirse en educador en Connecticut.
Ahora las malas noticias.

Este crecimiento no ha seguido el ritmo de afluencia de estudiantes hispanos y latinos que ingresan a las escuelas públicas, y esos estudiantes ahora tienen menos probabilidades de tener un profesor parecido a ellos, según una revisión de datos estatales realizado por CT Mirror.

Los datos estatales indican que veintitrés distritos escolares el año pasado no contaban con un solo educador minoritario. Varios distritos tuvieron un personal totalmente blanco durante años.
Los distritos con las tasas más altas de estudiantes minoritarios tienen los porcentajes más altos de educadores minoritarios que trabajan en sus escuelas. Varios distritos de escuelas charter tienen las tasas más altas, de lejos. Entre los distritos escolares tradicionales, Bloomfield, Bridgeport, Hartford y New Haven tienen las tasas más altas, con alrededor de uno de cada cuatro educadores como minoría.

“Muchos estudiantes de color en Connecticut pasarán 13 años en la escuela aprendiendo solo de maestros blancos. “Estos estudiantes se perderán los beneficios académicos y sociales de aprender de un maestro que comparte sus culturas, contextos familiares y que pueden servir como modelos únicos”, dijo Camara Stokes Hudson, investigadora asociada de políticas del grupo de expertos de izquierda de Connecticut Voices for Children, al comité de educación de la legislatura a principios de este año. Stokes Hudson escribió dos informes sobre el tema este año, y ha sido testigo de lo que es no tener maestros como ella.

“Los maestros de minorías tienen el beneficio de aumentar las aspiraciones de los estudiantes que se parecen a ellos”, declaró.

Muchos están de acuerdo, incluyendo los miembros de la Junta de Educación del estado y los líderes del Departamento de Educación del estado. Hace tres años, la junta y el departamento identificaron como uno de sus cuatro objetivos principales tener una fuerza laboral racialmente diversa. El gobernador electo Ned Lamont lo nombró como prioridad durante su campaña.
Pero encontrar maestros de minorías ha desafiado a los distritos escolares durante años.

Según los datos del departamento de educación del estado, de los casi 2,500 estudiantes matriculados en universidades de preparación de maestros en Connecticut durante el año escolar 2016-17, el 82 % era blanco, el 4 % era negro y el 8 % era hispano.

Esa es una gran diferencia de la composición del cuerpo de estudiantes estatal.

Si bien muchas de las universidades de preparatoria de maestros en Connecticut trabajan para reclutar a más minorías para convertirse en educadores, muchos líderes creen que se necesita más trabajo para reducir estas disparidades.

La semana pasada, los miembros de la junta estatal de educación aprobaron por unanimidad otro programa que les permitirá a los maestros que no tienen un título de enseñanza de una universidad obtener un certificado para enseñar. Se espera que este programa, que será dirigido por Teach for America, inscriba a unas 20 personas bilingües cada año. Para participar, estos aspirantes a maestros deben tener una licenciatura y haber obtenido al menos un promedio de calificaciones de 3.0.

El estado ha luchado durante años para encontrar maestros bilingües, a pesar de décadas de investigación que demuestran que los aprendices del idioma inglés se desempeñan mejor en programas que utilizan un híbrido de su idioma nativo e inglés. Cuando los distritos no pueden contratar suficientes maestros bilingües, los estudiantes son enseñados sólo en inglés, a menudo con pobres resultados.

En octubre, la junta de educación estatal votó para permitir que Relay, otro programa alternativo, continúe operando en Connecticut. Ese programa piloto, apoyado por Jahana Hayes, la Maestra Nacional del Año 2016 y recientemente elegida al Congreso, tuvo 91 personas que lo completaron el año pasado, de las cuales el 8 por ciento eran blancas.
“Puedo relacionarme con mis estudiantes”, dijo a la junta estatal Claudia Cox, una inmigrante de Colombia que tiene una maestría en ingeniería. Graduada de Relay, ahora trabaja como maestra bilingüe en East Haven.

La investigación ha demostrado durante mucho tiempo que la relación importa.

Joshua Hyman, profesor asistente en el Departamento de Políticas Públicas de la Universidad de Connecticut y la Escuela de Educación Neag que estudia la economía de la educación, lo llama el “efecto de modelo a seguir”.

Su equipo de investigadores descubrió que cuando los estudiantes negros tenían maestros negros en la escuela primaria, esos estudiantes tenían un 7% más de probabilidades de graduarse de la escuela secundaria y un 13% más de probabilidades de inscribirse a la universidad.

“Ser asignado al azar a un maestro negro si eres un estudiante negro conlleva un impacto significativo”, dijo Hyman durante una entrevista sobre su investigación publicada el mes pasado en la revista National Bureau of Economic Research.

Hyman dijo que la ampliación del conjunto de programas para obtener más minorías en el aula tiene méritos.

“Ciertamente hay algunas pruebas de que esas alternativas son efectivas y pueden aumentar la diversidad en la fuerza docente”, dijo.
Cambios en la ley

Alentados por el grupo legislativo de afroamericanos y puertorriqueños, los legisladores estatales también cambiaron varias leyes para eliminar los obstáculos y convertirse en maestros en un esfuerzo por reclutar a más maestros de minorías, así como para llenar las áreas de escasez de maestros.

El departamento de educación del estado ahora puede otorgar a los maestros que se mudan aquí desde Puerto Rico un certificado de enseñanza, para que puedan comenzar a trabajar rápidamente en un aula de Connecticut.

Aquellos que se matriculan en una universidad de enseñanza ya no pueden ser excluidos si no pueden pasar Praxis Core, que evalúa las habilidades académicas de un candidato en lectura, escritura y matemáticas.

A principios de este año, la Asamblea General aprobó por unanimidad una legislación que exige que el Departamento de Educación del estado otorgue un certificado de enseñanza a aquellos que hayan aprobado los exámenes necesarios para convertirse en maestros en otro estado, asumiendo que Connecticut determine que los exámenes estatales son equivalentes a los nuestros. Esa legislación también requiere que se permita a los candidatos volver a tomar el examen para convertirse en maestro sin costo alguno, y que el estado abra otro programa de certificación alternativo para facilitar que los veteranos, asistentes de enseñanza y personal de la universidad se conviertan en maestros.

Los programas existentes de Ruta Alternativa a la Certificación del estado inscriben entre 72 y 178 personas cada año. Esos programas son mucho más baratos y toman menos tiempo para completar que un programa universitario, y tienen tasas mucho más altas de inscribir a estudiantes de minorías.

Algunas preocupaciones sobre facilitar el proceso
Sin embargo, no todos apoyan los esfuerzos para que sea más fácil convertirse en maestro.

Los sindicatos de docentes del estado se han opuesto a Relay, Teach for America y la legislación destinada a facilitar el camino hacia un certificado de enseñanza.

Los dirigentes sindicales indican que los estudiantes pertenecientes a minorías, muchos de los cuales tienen dificultades en la escuela, merecen maestros altamente calificados y disminuir los requisitos para convertirse en maestro amenaza eso.

“Tener educadores bien capacitados es esencial para el ambiente de aprendizaje en el aula. No creemos en bajar los estándares para personas de color. Honestamente, personalmente siento que eso es insultante”, dijo Lisa Cordova, maestra de kínder en una escuela magnet regional en Hartford, quien testificó sobre la legislación que se aprobó en la sesión anterior.

“Estamos preocupados de que una estándar bajo creará un segundo nivel de certificación de maestros menos calificado, que se implementará de manera desproporcionada en las áreas que más necesitan maestros bien capacitados”, dijo Cordova, quien también es presidenta del sindicato de docentes de escuelas CREC.

Varios maestros respondieron a una encuesta realizada para el departamento de educación del estado en 2017, diciendo que el racismo estaba en juego.

“Muchos maestros creen que todavía hay una discriminación racial obvia en las prácticas de contratación”, informó una sinopsis de los resultados de la encuesta presentados al Departamento de Educación de EE. UU.

Algunos maestros sugirieron que el estado debería aumentar la supervisión de las prácticas de contratación de recursos humanos y del distrito y auditar los patrones de contratación revisando a todos los solicitantes.

Otras sugerencias de los padres, maestros y líderes empresariales que respondieron a la encuesta incluyen cambiar la percepción de que la enseñanza no es un trabajo favorable y hacerlo más asequible para convertirse en maestro.

Arreglar la tubería
Durante la campaña, el gobernador electo Ned Lamont señaló regularmente la necesidad de contar con más maestros minoritarios en el aula.

Su solución: perdonar préstamos estudiantiles a los maestros de minorías.

“Me gustaría hacer [eso] para tener a los mejores maestros en las escuelas”, dijo.

No es una idea nueva, pero no ha logrado ganar mucho impulso.

El gobierno federal tiene un programa de este tipo, pero el Departamento de Educación de EE. UU. informó recientemente que se aprobó a menos del 1 por ciento de los que solicitaron el perdón de préstamos.

Las becas financiadas por el estado con un valor de hasta $20,000 para que las minorías ingresen a la enseñanza se redujeron en los últimos años: de 50 nuevas personas que recibieron becas en 2015, a 19 que se otorgaron el año fiscal anterior.

Los legisladores estatales tendrán el desafío de encontrar financiamiento para esto, ya que el estado enfrentará déficits significativos en los próximos años.

 

FOTO: Lincoln Johnson enseña su clase de pre-cálculo de noveno grado en Hillhouse High School en New Haven.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
December 19, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *