El Matrimonio Intercultural

View this post in other languages: Português, English

Little Brazil, News

El Matrimonio Intercultural

By Karla Rensch

El amor no está atado a la nacionalidad y las fronteras. Basado en este aspecto social y en la percepción popular, algunos historiadores e investigadores atribuyen al amor (en este caso, entre ciudadanos de culturas y costumbres muy diferentes) la responsabilidad de posibilitar el crecimiento y consolidación de las relaciones entre individuos que no tienen nada en común, que contra las estadísticas y estudios interculturales de comportamiento, sobrevivan firmemente al familiar y temido choque cultural.

Según el Censo de EE. UU. (Familias con parejas casadas según el estado de natividad / Encuesta de la comunidad estadounidenses / Oficina del censo), el 21 por ciento de las familias casadas que viven en el país tienen al menos un cónyuge nacido en otro país. Los estudios también señalan que este número ha aumentado gradualmente a un ritmo equivalente al crecimiento de la inmigración en los Estados Unidos.

Hay muchos factores que contribuyen al fracaso de las relaciones interculturales, porque con el tiempo, una pareja tiende a darse cuenta que solo amar a la pareja no es suficiente para mantener su relación de una manera saludable, sin culpar al otro por todos los cambios que tendrán que enfrentar en esta nueva etapa de sus vidas.

Una relación necesita mucho más que amor; necesita madurez, muy buen sentido del humor y equilibrio para adaptarse a la nueva cultura y poder integrarse en ella sin temor y sin reservas, entendiendo que los límites de la otra persona quizás no sean los mismos.

Cuando se le preguntó sobre el secreto de un matrimonio intercultural duradero, un hombre estadounidense nacido en Connecticut, casado con una mujer brasileña, respondió: “Es necesario ver las diferencias con una mente y corazón abiertos, para entender que muchas cosas que quizás son comunes para una persona pueden ser completamente extrañas para la otra. Es aprender a reírse de las diferencias juntos”.

Cuando se enfrenta con facilidad, el choque cultural se reduce y no resulta en el divorcio. En nuestra comunidad, por ejemplo, encontramos muchos matrimonios felices entre brasileños y estadounidenses, individuos con valores contrastantes (culturales, intelectuales y económicos), pero que respetan sus diferencias y han encontrado un equilibrio y aman la base de una relación exitosa.

Según Marla Alipoaicei, autora del libro Your Intercultural Marriage, ignorar la cultura del cónyuge es uno de los problemas más serios. Ella dice en su libro: “Las parejas interculturales probablemente experimentan más conflictos que las parejas de la misma nacionalidad”. ¿Por qué es eso?
Dugan Romano, autor del libro Intercultural Marriage: Promises and Pitfalls (Matrimonio intercultural: promesas y trampas), explica: “Los conflictos siempre han estado presentes en las relaciones y nadie les prestó la debida atención, explotando una vez que la pareja convive”.

Para estos dos autores de buena reputación, este tipo de pareja estará constantemente expuesto a diferentes costumbres, ritos, idiomas y peculiaridades, y es esta exposición a las diferencias lo que genera conflicto, la base del choque cultural.

El matrimonio intercultural, así como la inmigración, aumenta gradualmente en nuestra comunidad. Con o sin conflictos, las estadísticas demuestran que tales matrimonios pueden estar funcionando, ya que, al menos en el estado de Connecticut, el número de divorcios sigue disminuyendo, mostrando que lo “diferente” puede tener sus encantos y posiblemente funcione bien entre estadounidenses y brasileños.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
February 15, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *