Detrás del Escenario de un Sueño

View this post in other languages: English, Português

Little Brazil, News

Detrás del Escenario de un Sueño

By Karla Rensch

Existen comportamientos intemporales no relacionados con la economía actual, política, creencias o nivel educativo que van directamente conectados con los ideales de vida de las personas y que permanecen inherentes a medida que pasa el tiempo.

El deseo de mejorar va relacionado con el comportamiento humano. El tan deseado “Sueño Americano” sigue siendo un motivador clave para los inmigrantes que han viajado por el mundo para venir a EE.UU. a reestructurar sus vidas y encontrar un lugar en el sol.

Hay muchas historias de éxito escritas regularmente por las manos de inmigrantes, personas que superaron sus límites para cumplir sus sueños y lograron algo grande, notable, innovador y auspicioso. Personas simples que enfrentaron grandes adversidades y eligieron no renunciar a sus sueños. Por el contrario, se arremangaron y trabajaron duro para llegar a donde están hoy, marcando la diferencia con poco o casi nada de lo que tenían a mano en ese momento.

La estilista de moda brasileña Layana Aguilar es parte de ese grupo de inmigrantes exitosos que nunca aprendieron a darse por vencidos. Su historia es inspiradora, un ejemplo de fortaleza y voluntad para aquellos que necesitan estímulo.

Nacida en el estado de Minas Gerais, Brasil, Aguilar es la única diseñadora de moda invitada por Disney para crear el vestido de una de sus princesas, la princesa Elena de Avalor. Ella ha grabado su nombre en la historia de una de las empresas más exitosas del mundo.

Su viaje no fue fácil. Cuando Aguilar llegó a EE.UU., ella vivió en Danbury, CT. Al igual que muchos inmigrantes, tuvo que encontrar un empleo y trabajar arduamente para pagar sus gastos porque el dinero no cae del cielo, especialmente cuando no se tiene nada.
Aguilar compartió que antes de poder asistir a clases en Fashion Institute of Technology (FIT), trabajó en diferentes lugares, incluyendo Costco.

Después de graduarse de la universidad, trabajó durante dos años en el equipo de moda de Oscar de La Renta. Sin embargo, cuando deseó extender sus alas y volar para invertir en su propia marca, uno de sus mentores la desalentó diciendo que sus posibilidades no eran favorables, y que necesitaría al menos $1 millón para comenzar. Ella ni siquiera podía soñar con tener esa cantidad de dinero. Aguilar, sin embargo, no se dio por vencida porque sabía que tenía algo mucho más valioso que el dinero: tenía amigos que creían en su potencial creativo y apostaban por su talento.

Ella decidió participar en el reality show de televisión Project Runway. Fue seleccionada después de participar por segunda vez. Como buena empresaria, aprovechó la exposición que tuvo en los medios en ese momento y con solo $5,000 (que le dio su madre), Aguilar lanzó su marca en el mercado de la moda.

Aguilar diseña artículos de lujo y no convencionales. Sus artículos llevan su identidad, lo que permite a quienes llevan su línea de ropa poseer un poco de ella. Su ropa también empodera a las mujeres con una mezcla creativa de fantasía, amor, audacia, sensualidad, suavidad y una apariencia moderna.

Visite la sala de exposición de la estilista de moda Layana Aguilar, ubicada en 520 8th Avenue, 12th floor, Suite 2F, en la ciudad de Nueva York, o visite su sitio web en http://www.layanaaguilar.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
November 24, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *