Correr Correctamente para Evitar Lesiones Comunes

View this post in other languages: English, Português

Lo Que Debe Saber

Correr Correctamente para Evitar Lesiones Comunes

By Ross Henshaw, M.D., especialista en medicina deportiva, OrthoConnecticut

Correr es una manera maravillosamente eficiente de mejorar su salud, excepto cuando ocasiona lesiones crónicas. La mejor manera de disfrutar con seguridad de un programa para correr es aumentar gradualmente la intensidad de sus entrenamientos.

QUE DICEN LOS PROS

Normalmente, un entrenador de corrida recomendará aumentar las distancias a no más del 10% por semana. Si tiene alguna condición de salud subyacente o si es nuevo en el ejercicio, haga que su primer paso sea consultar a su médico. Si tiene antecedentes de lesión ortopédica o dolor en las articulaciones, busque el consejo de un cirujano ortopédico.

LAS 5 QUEJAS PRINCIPALES

Bursitis de cadera: Se trata de una lesión por sobreuso causada por la fricción entre la banda del tendón iliotibial y el hueso de la cadera. Este gran tendón se desplaza sobre la prominencia ósea en la parte externa de la cadera, baja hasta la pierna y se adhiere justo debajo del lado externo de la rodilla. Cuando corremos, esta banda se frota de un lado a otro sobre el hueso externo de la cadera. Con el tiempo esta fricción causa inflamación. Nuestros cuerpos tienen “cojines” naturales llamados “bursa” que están diseñados para reducir esta fricción, pero si no han tenido tiempo de adaptarse, pueden hincharse y causar dolor en la parte delantera de la rodilla. Esta condición es común entre los corredores.

Dolor de la Rótula y Tendinitis de la Rótula: Esto causa dolor en la parte delantera de la rodilla y es común entre los corredores. El músculo cuadriceps en la parte frontal del muslo potencia nuestra capacidad para enderezar la rodilla. Funciona usando la rótula o “patella” para apalancarse en la rodilla. Esto genera presión y puede ocasionar dolor en la rótula. El músculo cuádriceps se estrecha para convertirse en un tendón que se adhiere a la rótula y luego al hueso de la espinilla (tibia) a través del tendón de la rótula. Cuando están tensos, los tendones del cuadriceps y rótula también pueden sufrir micro desgarros e inflamarse. El tratamiento incluye reposo, antiinflamatorios, ejercicios de fortalecimiento, entrenamiento cruzado y retomar las carreras, pero evitando las cuestas.

Espinillas de Férula: Esto puede ocurrir en una o ambas espinillas, pero más comúnmente en la pierna dominante. Esta condición es causada por la inflamación donde el músculo Soleus en la pantorrilla se adhiere a la tibia. A medida que el músculo ayuda a los corredores a “empujar”, tira de la parte adherida, que puede inflamarse e hincharse. Esto suele doler solo al correr. El tratamiento para este uso excesivo es el reposo y entrenamiento cruzado.

Tendinitis de Aquiles: El fuerte tendón de Aquiles es propenso a la inflamación al iniciarse un programa para correr. Nuestro músculo de la pantorrilla se achica para convertirse en el tendón de Aquiles que se inserta en el talón y potencia el empuje de la zancada. Correr cuesta arriba requiere más estiramiento de la pantorrilla, lo que obliga a trabajar más duro. Esto puede resultar en micro desgarros de las pequeñas fibras de Aquiles. Los micro-desgarros no se convierten en rupturas tendinosas completas, pero causan inflamación e hinchazón a medida que el cuerpo intenta reparar y regenerar el área. El tratamiento habitual es reposo, estiramiento, fortalecimiento, entrenamiento cruzado y, a medida que el dolor se disipa, un regreso gradual a las carreras cuesta arriba.

Fascitis Plantar: El síntoma temprano más común de esto viene con el primer paso de la mañana. La fascia plantar es una banda estrecha de tejido que sostiene el arco del pie. Se adhiere al talón y atraviesa la suela, se adhiere ampliamente a través del extremo del pie. Cuando corremos, la fascia plantar puede estresarse demasiado en la parte que se adhiere al talón, especialmente en personas con músculos apretados de la pantorrilla. Inicialmente, la inflamación comienza después de correr y duele al pararse después de un período de inactividad. Cuando el pie y el tobillo se doblan para permanecer planos, la fascia se estira y duele. El mejor tratamiento es reconocerlo temprano y descansar.

¡EL DOLOR ES UNA ADVERTENCIA!

La mayoría de nosotros puede disfrutar de correr sin sufrir estas dolencias comunes. Mi mejor consejo es entrenar y reconocer los síntomas tempranamente y no ignorar el dolor. Si presta atención a los síntomas, puede ayudar a evitar lesiones dolorosas y mantenerse activo.

Acerca de OrthoConnecticut

OrthoConnecticut es el centro ortopédico y de manejo del dolor más especializado de la región. 31 médicos certificados y titulados por la junta, ofrecen atención al paciente en 9 oficinas en Danbury, Darien, New Canaan, New Milford, Norwalk, Ridgefield, Sharon, Southbury y Westport. El servicio de atención de urgencia, OrthoCare Express, está abierto los 7 días de la semana para emergencias y está disponible en Danbury, Darien, Norwalk y Westport. Para fijar una cita con el Dr. Henshaw, o para obtener más información sobre OrthoCare Express, visite http://www.myorthoct.com/ o llame al 1.833.ORTHOCT (1.833.678.4628).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
October 24, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *