¿Cuándo Deberíamos Gritar por una Injusticia?

Ver esta noticia en English, Português

Editorial, immigracion

¿Cuándo Deberíamos Gritar por una Injusticia?

By Emanuela Palmares

En la última semana de marzo, la comunidad de inmigrantes de Danbury fue testigo de dos arrestos por parte de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE). Según las autoridades, ambos hombres tienen antecedentes criminales.
Uno de los hombres ya había presentado una declaración de culpabilidad a un delito contra un menor de edad y había firmado una orden de auto deportación un año antes de cometer el crimen.
Entonces, cuando escuchamos la retórica anti-inmigrante que describe a todos los inmigrantes bajo la misma luz de criminalidad, ¿qué hacemos cuando un miembro de nuestra comunidad se convierte en esa misma ilustración? ¿Salimos a las calles a protestar la injusticia de una deportación de algún miembro de la comunidad, sin importar lo que podrían haber hecho?
No podemos permitir que nuestros lentes de “inmigración” nublen nuestro juicio en nuestra búsqueda de justicia. Justicia para las familias trabajadoras inmigrantes o estudiantes inmigrantes trabajadores. Justicia para los hombres y mujeres inmigrantes que trabajan duro en trabajos que la mayoría nunca consideraría hacer. Justicia para las víctimas de un delito cometido por cualquier persona sin importar de dónde vienen o nacieron, sin importar si fueron reportados previamente o no.
Vivimos en una era diferente de la que vivimos el 2007. Estamos ahora bajo una administración diferente que ha hecho muy público su apetito por la deportación.
Pero siendo honestos, hasta ahora el mismo tipo de detenciones de ICE y las deportaciones que ocurrieron durante la administración de Obama están ocurriendo ahora bajo Trump.
La diferencia es que ahora, bajo el lente microscópico de los videos que pueden ser compartidos en las redes sociales en cuestión de minutos, frente a los testimonios relatados por un amigo de otro amigo, todo se siente más visceral. Veremos lo más feo del proceso nos guste o no. Y eso puede ser aterrador para todos los inmigrantes indocumentados, sin importar sus antecedentes penales.
Pero las imágenes que vemos, los fragmentos de noticias que obtenemos en nuestras noticieros de Facebook, no deben volvernos tan ciegos que no podamos distinguir entre alguien que es injustamente deportado o alguien que se hace responsable de las malas decisiones que han tomado, por los documentos de deportación que firmaron o por los delitos que cometieron.
Los inmigrantes en este país que son indocumentados deben hacer todo lo posible para cumplir las leyes de este país, y evitar delitos criminales de cualquier tipo. Ser indocumentado es saber que uno será juzgado a un nivel más alto. ¿Es justo? Teniendo en cuenta la determinación de la administración de Trump, no creo que la comunidad inmigrante tenga el lujo de esa discusión.
Es la decisión de las autoridades de este país crear un programa que ajuste el estatus de los inmigrantes indocumentados y conceda su residencia legal. Y cuando llegue ese momento, es el trabajo de los inmigrantes indocumentados estar listos, con impuestos pagados, con su número de identificación de contribuyente federal, y un registro criminal limpio.
Debemos usar nuestro mejor juicio y discernir entre lo que es justicia y lo que es injusticia en el caso de las deportaciones.
Cuando llegue el momento y algún padre o madre trabajador sin antecedentes penales sea arrestado por ICE simplemente por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, ahí es cuando todos deberíamos gritar por la injusticia.

 

Mientras tanto, no podemos pedir justicia sin entender nuestra propia responsabilidad de trabajar con las fuerzas del orden en la prevención de delitos y con los grupos de derechos de inmigrantes y abogados para educar a los miembros de la comunidad sobre las leyes penales del estado.
Ahora, la única manera que podemos ayudar a minimizar el riesgo de deportación es mediante la educación de las leyes estatales y federales, guiando a los miembros de la comunidad inmigrante indocumentada sobre cómo protegerse a sí mismos y a sus familias. Debemos ayudarles a no perder la esperanza y a estar preparados para cuando llegue el momento en que aquellos cuya única culpa es en cómo entraron en el país y que no hicieron otra cosa más que ser una excelente adición a nuestro país y quieren ser parte de ello, finalmente se les dará una oportunidad justa de hacerlo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
April 5, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *