El Peligro de las Drogas Sintéticas

View this post in other languages: English, Português

Get Smart - Pass It On

El Peligro de las Drogas Sintéticas

By Catherine Blinder

¿Ha notado algo nuevo en los mostradores de su gasolinera local, bodega o tienda de conveniencia? Pequeños paquetes de aluminio, no más grandes que una bolsa de té, a menudo con colores brillantes y personajes de dibujos animados. Usualmente se comercializan como “incienso” y tienen nombres como K2, Spice, Pep Spice, Spice Silver, Sence, Skunk, Yucatan, Fire, Bliss, Black Mambo, Bombay Blue, Cloud Nine, Zohai o Genie.

No son inocentes, como lo atestiguó la sobredosis de más de 100 personas en New Haven Green el mes pasado.

La verdad sobre estas nuevas drogas sintéticas, a veces conocidas como “marihuana sintética”, es que el peligro de efectos secundarios graves es sustancial. Estos efectos secundarios incluyen ritmos extremadamente elevados del corazón y respiración, entumecimiento en las extremidades, alucinaciones, agitación severa y vómitos. Las drogas sintéticas no contienen una sola sustancia sino una combinación de productos químicos inventados en laboratorios y pulverizados sobre el material vegetal.

Son muy populares entre los jóvenes, y una de las razones es que este medicamento no aparece en las pruebas de drogas.

A menudo, según los funcionarios de la DEA, son intencionalmente mal etiquetados al llegar del extranjero o cuando se fabrican aquí en EE. UU. Pueden ser una combinación de químicos mezclados con cosas como acetona o veneno para ratas, y rociados sobre materiales vegetales. Más recientemente, estos productos se mezclan con drogas mucho más peligrosas.

Los productos químicos de estos productos son peligrosos por muchas razones; no están regulados y, por lo tanto, podrían estar contaminados con impurezas, no son testeados, y cambian con frecuencia. Según un funcionario de la DEA, es “como jugar a la ruleta rusa con su cuerpo”. El riesgo es tan grande que cinco de los productos químicos utilizados en estos productos han recibido recientemente una designación de “emergencia” por parte de la DEA.

El número de llamadas a los centros de control de veneno relacionados con la marihuana sintética aumentó de 112 a 6.549 en dos años, según la Asociación Americana de Centros de Control de Envenenamientos.

Aunque las sustancias son ilegales para poseer y vender en Connecticut y en el ámbito federal, están fácilmente disponibles en muchas comunidades. Los jóvenes piensan, erróneamente, que son legales porque son muy fácilmente disponibles y, a menudo, se venden abiertamente. Creen que están seguros porque se comercializan como “naturales”. Una de las formas en que los fabricantes han intentado explotar las lagunas en la Ley de Sustancias Controladas es marcando los paquetes “No para consumo humano”, o publicándolos como incienso, cuando de hecho casi siempre se fuman.

“Los químicos son cada vez más creativos al diseñar estas estructuras”, dice Marilyn Huestis, jefa de una división de investigación en el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. El resultado es un producto que evoluciona rápidamente y que químicamente es mucho más que solo marihuana sintética. “Es como un cóctel con una potencia desconocida, y los consumidores no pueden saber lo que están consumiendo o cómo les afectará”. Huestis agrega: “Lo que contiene hoy no será que tendrá mañana”.

Debido a que las mezclas cambian según el lote, en parte para eludir las leyes de drogas, los medicamentos son difíciles de testear, y las sobredosis son difíciles de curar. Los primeros respondedores y doctores, con éxito comprobado reviviendo a las víctimas de sobredosis de heroína con Naloxone, pueden tener problemas con los sintéticos.

Es posible que no sepamos exactamente lo que contiene ese paquete brillante, pero la lección es simple. Aléjese de ellos. Y cuente a sus amigos y familiares, especialmente a los jóvenes que pueden verse influidos por la idea de una droga “segura y legal”, que son peligrosos y que podrían tener consecuencias graves para la salud. No son ni seguros ni legales.

La venta de estos productos podría resultar en cargos y/o multas por delitos graves, y puede tener un impacto en la capacidad del minorista de vender medicamentos sin receta, licor o participar como agente de ventas de lotería. Para más información, comuníquese con la División de Control de Drogas de Connecticut al (860) 713-6065 o al dcp.drugcontrol@ct.gov.

 

Llame al centro de envenenamiento al 1-800-222-1222 si sospecha que alguien sufrió una sobredosis de estas drogas sintéticas.

Este artículo fue escrito por Catherine Blinder, directora de educación y extensión del Departamento de Protección al Consumidor del Estado de Connecticut. Para obtener más información sobre cómo el Departamento de Protección al Consumidor puede ayudarle, visítenos en línea en www.ct.gov/dcp.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
September 5, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *