¿Alquilar para Comprar o Ahorrar para lo Inesperado?

View this post in other languages: English, Português

Get Smart - Pass It On

¿Alquilar para Comprar o Ahorrar para lo Inesperado?

By Catherine Blinder

Si recién está empezando y necesita muebles, o si de pronto necesita reemplazar una estufa, un refrigerador, televisor u otros aparatos electrónicos rotos, quizás se sienta tentado por los titulares que dicen: “¡Sin verificación de crédito!” O “¡Llévelo a casa hoy mismo!”
En muchas de las tiendas Rent-to-Own del estado, eso es exactamente lo que dicen para atraer clientes. Y puede parecer una muy buena solución para sus problemas inmediatos, pero a menudo terminan pagando hasta un 100% de interés sobre el artículo que arrienda. Esto significa que básicamente está pagando por el artículo dos veces.
Por ejemplo, si busca alquilar una TV LCD de 40 pulgadas: el precio típico de “Cómprelo ahora” podría ser de $1,199.99, el precio” Rent-to-Own” podría ser de $ 1,919.76, ¡esa es una diferencia de $719.77! Y esa sería una tasa de interés del 60%. Si investiga un poco el precio más bajo, probablemente podría encontrarlo por poco menos de $500.00
Si estaba buscando un refrigerador de 23 pies cúbicos, esa misma tienda podría tener el precio “Compre ahora” a $1,499.99, con el precio “Rent-to-Own” a $ 2,399.76 – y esa diferencia es de casi $ 900. De nuevo, un poco de búsqueda encontraría ese refrigerador por alrededor de $700.
Como dijimos en columnas anteriores, a veces las cosas realmente son demasiado buenas para ser verdad. Esas pancartas también pueden decir “¡Entre y Compre lo que no Puede Pagar!”
Claramente, lo mejor que se puede hacer es presupuestar e intentar ahorrar para emergencias. Pero a veces eso no es posible. Cuando ocurren emergencias, en lugar de ser víctima de una publicidad ruidosa y de la promesa de pagos fáciles, busque en las tiendas de electrodomésticos usados, en Craig’s List, o en las tiendas outlet de marca que venden mercadería ligeramente abollada o descontinuada. Si aún no puede encontrar lo que necesita, quizás alquilar sea su única opción. Entre con los ojos abiertos y lea la letra pequeña.
Asegúrate de que:

  • Le coticen el mismo precio que otros clientes. Muchas veces no hay precios en los artículos, y son reacios a decirle el precio real. Pero la ley les exige que le digan si se los pregunta.
  • Lea detenidamente los detalles del contrato. Y que alguien más lo lea por usted también.
  • Entienda sus obligaciones financieras y plazos de pago.
  • Entienda las penalidades por no hacer los pagos a tiempo. A menudo, las tiendas pueden ir a su casa y llevarse el producto inmediatamente si faltan a un solo pago.
  • Entienda cuáles son sus derechos si el producto resulta defectuoso o dañado en el momento de la entrega.

Pregunte cuál es el precio final una vez realice todos los pagos, así como la tasa de interés total. El precio final que pague no debería ser más del doble del precio en efectivo original. Además, el producto puede devolverse en cualquier momento durante el arrendamiento pero, verifique si se aplican tarifas adicionales a las devoluciones anticipadas.
Por lo general, es mejor ahorrar para las compras grandes en lugar de alquilar para comprar, pero si debe, asegúrese de hacer su tarea y tener en claro los términos y condiciones.
Y como siempre, compare, haga preguntas y tómese su tiempo al considerar compras grandes.
Este artículo fue escrito por Catherine Blinder, directora de educación y extensión del Departamento de Protección al Consumidor del Estado de Connecticut. Para más información sobre cómo el Departamento de Protección al Consumidor puede ayudarle, visítenos en línea en www.ct.gov/dcp.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
August 1, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *