Una Esperanza que Puede Impulsar la Acción

View this post in other languages: English, Português

Editorial

Una Esperanza que Puede Impulsar la Acción

By Emanuela Palmares

La esperanza, por definición, es un sentimiento de expectativa y deseo de que ocurra algo específico. Sin embargo, como sabemos muchos de los que compartimos la experiencia de los inmigrantes, la esperanza es un sentimiento de expectativa y un deseo que impulsa la acción, estimulada por el sacrificio que permite crear su propio futuro.

Hace más de 22 años, mis padres, impulsados por la esperanza, actuaron y partieron hacia una tierra lejana para dar a su familia la posibilidad de un futuro limitado solo por nuestros propios esfuerzos. El comienzo de nuestra vida en Estados Unidos fue difícil y lleno de sacrificios. Recuerdo vívidamente nuestra primera salida al supermercado, durante el cual mi madre, después de limpiar algunas casas por primera vez, nos dijo con orgullo y apoyándose con sus manos para aliviar su dolor de espalda, que podíamos comprar lo que quisiéramos.

Luego empujamos el carrito de compras lleno de la Main Street a nuestro apartamento y lo devolvimos vacío a la tienda. Mi padre regresaba a casa del trabajo cubierto de polvo de cemento, con los ojos rojos. En su rostro había una sonrisa cansada después de ver lo que habíamos hecho. Se limpiaba, cenábamos y luego él se iba a su turno de noche a limpiar un supermercado, mientras nosotros, los niños, esperábamos en el auto.

Recién después de más de una década de espera de legalización, finalmente pudimos visitar la aldea de mi padre en Brasil. Fue entonces cuando vimos la esperanza que alimentó sus acciones, su sacrificio. Mi padre es de un pueblo que hoy tiene 5,086 residentes escondidos en las profundidades del estado de Minas Gerais. Divino das Laranjeiras es un municipio en el estado de Minas Gerais, en el sureste de Brasil, con una fuerte conexión con nuestra Hat City, con aproximadamente 1,000 miembros en la comunidad brasileña de Danbury que también son de la región.

Todos sus residentes tienen acceso a una escuela, un hospital que se parece cada vez más a una clínica, algunas calles pavimentadas, una plaza de la ciudad, algunas iglesias y algunas empresas. La mayoría de las personas viven con $571.37 al mes. Cada oportunidad, más allá de lo que el pueblo tiene para ofrecer, se encuentra a 45 millas de distancia.

Hoy, después de años de sacrificio, nuestra familia, con la ayuda de nuestros partidarios, puede ofrecer esperanza a los niños de la aldea a través de la Fundación New American Dream.
Durante los últimos cinco años, la fundación ha organizado una “Fiesta de Navidad para niños” para los niños en el Distrito Escolar Público de Divino das Laranjeiras, en colaboración con la Prefeitura Municipal Divino das Laranjeiras, Drogaria União e IBANA Divino das Laranjeiras.

Las familias fueron invitadas a almorzar en la Escuela Primaria Mundo Encantado al mediodía, seguida de una ceremonia en la que Santa recibió la llave de la ciudad. Los niños y sus padres disfrutaron de un almuerzo completo en la escuela primaria local Mundo Encantado, y una tarde de diversión en el gimnasio de la ciudad, con paseos inflables, ¡mientras esperaban a tomarse fotos con Santa!
“Los niños y familias que asisten al evento no tienen los medios para gastar más del 25 por ciento de su salario mensual en transporte, comida y el costo de una fotografía con Santa en el centro comercial más cercano (a una hora y media de distancia). Nosotros les traemos esa experiencia “, dijo Celia Palmares, presidenta de The New American Dream Foundation.
Este año, pudimos tocar las vidas de 650 niños y recibir a 1,000 personas en el evento. La esperanza se personificó en sus sonrisas cuando se encontraron con Santa, saltaron, comieron y corrieron, y los ojos de sus padres estaban llenos de alegría.

Así que, en esta temporada de vacaciones, nuestro deseo es la esperanza, una expectativa y un deseo que impulsa la acción, impulsados por el sacrificio que le permite hacer su propio futuro. En palabras del actor estadounidense, Bradley Whitford, “Infundan su vida con acción. No esperen a que suceda. Hagan que suceda. Forjen su propio futuro. Creen su propia esperanza. Hagan su propio amor. Y cualesquiera que sean sus creencias, honren a su creador, no esperando pasivamente que la gracia baje de lo alto, sino haciendo lo que puedan para hacer que la gracia suceda… ustedes mismos, ahora mismo, aquí en la Tierra”.

¡Felices fiestas a todos y un año nuevo lleno de esperanza!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
December 19, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *