Sin Documentos y Sin Miedo, Republicanos y Sin Miedo

View this post in other languages: English, Português

Editorial

Sin Documentos y Sin Miedo, Republicanos y Sin Miedo

By Emanuela Palmares

Bajo la ley actual de Connecticut, los estudiantes sin documentos pagan las tasas de matrícula estatal para el fondo de ayuda institucional en las universidades de Connecticut, pero no pueden acceder a esos fondos para ayudarse a reducir el costo de su propia educación. Sin la posibilidad de acceder a préstamos y becas federales, estos estudiantes pagan el monto total de sus matrículas.

Así que por un segundo complázcanme en reemplazar la palabra “indocumentado” por la palabra latino, negro, blanco o asiático, tomando en cuenta que los dólares de ayuda institucional no son dólares de los contribuyentes. Son los fondos que todos los estudiantes pagan por el costo total de asistir a cualquiera de las universidades estatales y universidades.

Simplemente sería inaceptable. NINGÚN legislador se atrevería a votar en contra de un proyecto de ley que iguala el acceso para estos estudiantes.

Pero debido a que el proyecto de ley está ligado a la inmigración, está bien denegar el acceso; está bien que jueguen su política federal en el ámbito estatal y ser miembros del Congreso por un día.
Pero así como no todos los inmigrantes indocumentados son criminales, no todos los demócratas están en pro de una educación superior equitativa, sin importar el estatus, y no todos los republicanos están en contra.

El 25 de abril, trece republicanos se unieron a 78 demócratas para aprobar la medida en la Cámara de Representantes. El proyecto de ley se había aprobado previamente en un Senado dividido equitativamente en una votación de 30-5.

Gracias a la inquebrantable lucha por la equidad de CT Students 4 a Dream en los últimos cinco años, el firme apoyo de muchos legisladores demócratas, combinado con el valor colectivo de estos 13 senadores republicanos y 13 representantes republicanos del estado, finalmente se resolvió un problema de equidad.

Y es solo a través de este tipo de trabajo bipartidista que se enfoca en la tarea central a mano (en este caso, la equidad, no la inmigración), que puede haber una buena política para el progreso de todas las personas.

Sé que muchos de estos legisladores republicanos sufrirán reacciones negativas debido a su voto, pero deben saber que muchos están con ellos y aplauden su decisión.

Yo por mi parte, una residente de Connecticut y ciudadana estadounidense naturalizada que hace 20 atrás era soñadora sin documentos, les agradezco personalmente por hacer algo para la próxima generación de inmigrantes en nuestro estado, algo que me hubiera beneficiado si solo tuviera acceso cuando estaba en esa posición.

Y no, no hay un dicho de “pero tú lo hiciste de la manera correcta; ¿Por qué ellos no?” porque la “manera correcta” incluye un largo período de espera, y en esa espera, ellos aún están indocumentado, sujetos a la deportación, incluso después de pagar miles de dólares en honorarios del gobierno y abogados. Y para los escépticos de esta verdad, sugiero que consulten a un abogado de inmigración y pregunten.

Sin importar quién soy hoy, me niego a olvidar de dónde vengo. Es la bendición y maldición de ser parte de los “primeros” en mi familia en venir a este país. La bendición es el profundo sentido de aprecio y agradecimiento por todo lo que Estados Unidos nos ha dado que me llevan a servir a mi comunidad.

La maldición es que a pesar de que soy una ciudadana estadounidense orgullosa, cuando veo a otros comenzar su viaje de inmigración siendo menospreciados, y no vistos o referidos como uno de “nuestros niños” o como parte de “nuestro futuro”, o enviados “de vuelta a casa para llegar al final de la línea”, cuando Connecticut es el único hogar que realmente conocen, siento tristeza por ellos. Me veo a mi misma cuando esa retórica era dirigida a mí durante la mayor parte de mi adolescencia.

Entonces, en un momento en que la mayoría de los inmigrantes indocumentados perdieron la esperanza, algunos republicanos canalizaron su ser interior de Lincoln en su búsqueda de la justicia para todos, y demostraron que los sueños de estos Dreamers no eran tontos y que la esperanza aún está latente.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
May 3, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *