Para que la Administración de Trump sepa, y el pueblo americano averigüe

Ver esta noticia en English, Português

Editorial

Para que la Administración de Trump sepa, y el pueblo americano averigüe

By Emanuela Palmares - Traducción: Jamal Fox

La promesa del presidente estadounidense, Donald Trump, de “mantener a los Estados Unidos a salvo”, está destinada a llegar mucho más allá del mundo musulmán, afectando a negocios internacionales, universidades y turismo, en esencia a toda la inmigración LEGAL antes que ofrecernos un plan para abordar la inmigración ilegal más allá de un muro fronterizo.

Sus propuestas preliminares, junto con su orden ejecutiva del 27 de enero que suspende los viajes de siete países de mayoría musulmana y suspende a todo el programa de refugiados del país, promete rehacer las normas migratorias de EE.UU., incluyendo las visas de trabajo H-1B y visas turísticas.

Por ejemplo, las normas de visas de trabajo H-1B, tal como estaban redactadas, probablemente aumenten las cuotas, impongan fuertes limitaciones a los estudiantes extranjeros, eliminen la capacidad de los cónyuges de solicitar trabajo y promulguen medidas que restrinjan las opciones de la industria tecnológica para atraer y mantener talento.

Los investigadores de la Universidad Davis de California dicen que los trabajadores H-1B en todas las profesiones generan entre 10 y 20 por ciento del crecimiento anual de la productividad, aportando 615 mil millones a la economía estadounidense entre 1990 y 2010. Pero la reacción del mundo tecnológico también es personal, según un reporte de la Fundación Nacional para la Política Americana (NFPA). Las personas nacidas fuera del país han fundado más de la mitad de las empresas privadas estadounidenses por un valor de mil millones de dólares o más.

Trump también ha impuesto nuevas y duras condiciones para la prohibición de visitantes de la mayoría de los países del mundo, incluyendo lugares como Brasil.

Los viajeros brasileños que debían renovar sus visas en la misma categoría (turista a turista, H-1b-H1b) dentro de 48 meses después de la fecha de vencimiento eran exentos a una entrevista en persona en una embajada de los Estados Unidos.

Asimismo, las personas entre 14 y 15 años, y adultos mayores entre 66 y 79, que solicitaban visas por primera vez que estaban exentos de la entrevista, ahora deben hacerlo.

El presidente también ha ordenado a los organismos pertinentes del Gabinete que revisen su proceso de investigación de ciudadanos de todos los países donde se requieren visas para viajar a los Estados Unidos, esto para asegurarse de que estos países entreguen información suficiente para revisar las solicitudes de visas.

Los países que la administración de Trump decida que no están dando suficiente información se les pedirá que lo hagan. Si no cooperan, se prohibirá a sus ciudadanos viajar a los Estados Unidos.

Debido a que los programas de visas deberían ser recíprocos, muchos de los países afectados podrían decidir desquitar sus frustraciones con viajeros estadounidenses.

“El gobierno de Estados Unidos está comprometido a facilitar los viajes legales para los visitantes internacionales y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad de sus fronteras”, declaró la Embajada de Estados Unidos en Brasil, en un comunicado oficial.

Todos estamos de acuerdo con eso: viajes legales y seguridad en nuestras fronteras. Pero la pieza que falta es tomar en cuenta es el papel crucial que juega la inmigración en nuestra economía y vida personal de millones de estadounidenses. Mientras el Presidente Trump revisa el sistema legal de inmigración, ¿qué pasará con la comunidad indocumentada de los Estados Unidos?

En la última conferencia de prensa de la Casa Blanca, la ambigüedad del gobierno de Trump continuó. Y hemos aprendido rápidamente estas últimas semanas que el lema de su administración será “Nuestro deber es saber, y del pueblo americano averiguar”, ya sean partidarios o de la oposición.

A través de Skype, Dale Jackson de WVNN Talk Radio en Huntsville, Alabama, hizo una pregunta muy específica al Secretario de Prensa Sean Spicer, al momento de agradecer por responder preguntas “fuera de la burbuja de los medios de comunicación”: “Donald Trump hizo de esto algo central de su campaña, su misma base, sin embargo, los programas DACA y DAPA todavía existen. Y ayer me enteré de un miembro del Congreso que la administración de Trump sigue emitiendo permisos de trabajo a estas personas. La primera pregunta es: ¿cuándo se van a terminar estos programas? Y la pregunta dos, ¿cuándo dejarán de expedir permisos de trabajo a estos individuos? ”

El Sr. Spicer respondió: “Estamos revisando estos programas. Hemos dejado muy claro que tendremos más noticias sobre la inmigración referente a DACA y DAPA. El Presidente ha logrado avances significativos en el cumplimiento de la promesa que hizo al pueblo estadounidense con respecto a los problemas de inmigración que nos enfrentamos, y creo que veremos más acciones al respecto en las próximas semanas”.

Yo también lo creo y sólo podemos esperar que, en algún momento, la administración Trump comience a buscar el interés de TODOS en América en cuanto a los problemas de inmigración que enfrentamos.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
February 8, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *