Presupuesto de Lamont da su Primer Paso Hacia los Peajes

View this post in other languages: English, Português

Cover

Presupuesto de Lamont da su Primer Paso Hacia los Peajes

By Keith M. Phaneuf CTMirror.org

El gobernador Ned Lamont utilizó su primer presupuesto para sentar las bases para restaurar los peajes en las carreteras de Connecticut.

Los funcionarios de la administración resaltaron que apenas están comenzando una conversación con los legisladores sobre los peajes. Pero la propuesta también cancelaría una transferencia crucial de recibos de impuestos sobre las ventas al Fondo de Transporte Especial, un movimiento que el director de presupuesto del gobernador reconoció que crearía grandes problemas para el programa de transporte si no hay otra fuente de ingresos de reemplazo.

“Como rama equivalente de gobierno, estoy abierto a una discusión real con ustedes, así como con los residentes de Connecticut, sobre el estado de nuestro sistema de transporte y lo que se necesita para seguir adelante, no solo para las reparaciones, sino también para “Poner a Connecticut en el camino hacia opciones de transporte más rápidas”, dijo Lamont a los legisladores en su discurso sobre el presupuesto. “Si la situación no fuera tan grave, no tendríamos esta conversación”.

La presentación del presupuesto de Lamont solamente incluye proyecciones de que los camiones de peaje, la opción que apoyó en la campaña del otoño pasado, recaudarían entre $45 millones y $200 millones por año. Esto es cientos de millones de dólares menos de lo que los defensores de financiación del transporte y el ex gobernador Dannel P. Malloy insisten que son necesarios tanto para mantener y renovar la infraestructura envejecida del estado.

La segunda opción que ofreció Lamont, que afirma que posiblemente permitiría a Connecticut posicionarse para un futuro crecimiento económico, es cobrar peaje a todos los vehículos. Esto recaudaría unos $800 millones proyectados por año.

Ambas proyecciones suponen que los ingresos por peaje no estarían disponibles antes de 2023.

Cathy Hopperstad, residente de Manchester, viene dispuesta a expresar su oposición a los peajes de autopistas. Ella pertenece a un grupo llamado NoTollCT.org.

“Acelerar nuestro servicio de tren de Hartford a New Haven, a Stamford y a la ciudad de Nueva York, con un servicio más frecuente a Waterbury y a New London, con un acceso más fácil al Aeropuerto de Bradley y al renovado aeropuerto de Tweed… estas mejoras de transporte son los componentes básicos de nuestro futuro económico”, dijo Lamont. “Pero debemos empezar ahora”.

Chris McClure, portavoz de la oficina de presupuesto del gobernador, dijo que la administración pedirá a los líderes legislativos presentar un proyecto de ley sobre “peajes”. Esto se refiere a un proyecto de ley vacío que los legisladores y la administración más tarde podrían revisar con detalles, como los parámetros de un programa de peaje, o la composición de una nueva autoridad estatal facultada para tomar tales decisiones.

Y a pesar de que el presupuesto de Lamont no se centra en una sola opción para el peaje, el presupuesto del gobernador incluye otras recomendaciones que abren el camino hacia un sistema de peaje más amplio.

Lamont recomendó un plan de “dieta de deuda” que restringe drásticamente la obligación general de bonos en los próximos dos años fiscales. Los bonos de la OG, que se reembolsan con recursos del Fondo General del presupuesto, son la principal herramienta utilizada para financiar la construcción de escuelas municipales y los proyectos de capital en los colegios y universidades estatales.

Pero en 2017, los legisladores dedicaron una porción de ese crédito, hasta $250 millones en bonos por año, que podrían usarse para complementar los préstamos del transporte regular. Connecticut regularmente toma prestados $750 millones a $800 millones por año, que se reembolsan mediante el uso de recibos de impuestos al combustible del Fondo de Transporte Especial (STF) del presupuesto.

El presupuesto de Lamont quita esa opción de vinculación de G.O. del programa de transporte.

También cancelaría las transferencias previamente aprobadas de recibos de impuestos sobre las ventas al STF, aproximadamente $91 millones el próximo año fiscal y $176 millones en 2020-21.

“El límite propuesto por el gobernador para la vinculación del transporte reducirá los proyectos programados y exacerbará el deterioro de nuestros sistemas de transporte”, dijo Donald Shubert, presidente de la Asociación de la Industria de Construcción de Connecticut, quien también elogió a Lamont por recomendar peajes. “Cerrará proyectos que remediarán la congestión y seguridad. El programa (existente) no estaba a la altura de las necesidades de transporte de Connecticut”.

La directora de presupuestos de la administración de Lamont, Melissa McCaw, informa a los medios.

Pero la secretaria de la Oficina de Política y Gestión, Melissa McCaw, directora de presupuesto de Lamont, dijo que la administración también tuvo que evitar un déficit proyectado de más de $3 mil millones en las finanzas estatales durante los próximos dos años fiscales combinados.

“El objetivo (del presupuesto) es ofrecer estabilidad”, dijo McCaw. “El objetivo es brindar confianza”. Pero agregó que esto no puede suceder si Connecticut no crea oportunidades para la expansión comercial y crecimiento económico”.

McCaw también dijo que el gobernador sigue oponiéndose en aumentar los impuestos al combustible de Connecticut. La gasolina es gravada dos veces, tanto a nivel mayorista como minorista.

Y aunque el gobernador está comenzando un diálogo, no ordenando una solución, cuando se trata de peajes y transporte, los legisladores no deben hacerse ilusiones sobre el proceso.

“Gente, no hay decisiones fáciles”, dijo McCaw. “Hay dolor en todo el presupuesto.”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
March 10, 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *