Conferencia de Danbury Enfatiza Dificultades de Pobreza y Estrés en Niños Locales

view this post in other languages: English, Português

Cover, News

Conferencia de Danbury Enfatiza Dificultades de Pobreza y Estrés en Niños Locales

By Ryan V. Stewart

El 23 de enero, Danbury’s Promise for Children Partnership (DPCP), en cooperación con United Way of Western Connecticut (UWWC), organizó un evento enfocado en los efectos de las dificultades financieras familiares y el estrés asociado en la salud y desarrollo de niños pequeños. La conferencia, titulada “Community Report Out”, se realizó en la Sala Comunitaria de la Jefatura de Policía de Danbury. Se enfatizaron las desventajas que enfrentan los niños menores de 8 años que pertenecen a familias de bajos ingresos del área de Danbury.

Estas desventajas vienen en varias formas: “La exposición prolongada al estrés puede causar cambios en el cerebro que pueden ocasionar problemas de aprendizaje, problemas de salud, etc.”, señaló el Dr. Gabriel Lomas, profesor de psicología educativa en Western Connecticut State University, Danbury, quien habló en el evento. “El estrés tóxico puede ser incapacitante, y los estudios demuestran que las experiencias infantiles adversas pueden dar resultados negativos de salud en la edad adulta”, explicó Lomas.

Lomas, quien recibió su Ph.D. en consejería educativa y psicología escolar de la Universidad de Texas en San Antonio, ha dedicado una parte importante de su carrera a investigar el bienestar de los niños, asesoramiento de crisis y pruebas psicológicas. Como invitado a hablar en Community Report Out, él defendió cómo y por qué el estrés puede pasar de ser una fuente emocional natural de motivación a una causa de debilitamiento y retraso mental, en cuyo caso se considera “tóxico”. En un correo electrónico, él escribió, “[El estrés] puede hacer que un estudio sea más difícil, trabaje más, y así sucesivamente. Sin embargo, también puede perjudicar a las personas… Cuando el estrés resulta en estas consecuencias negativas, ahí lo vemos como tóxico”.

Megan Chrysler, Coordinadora del DPCP, expresó preocupaciones similares al hablar en la conferencia: “Los datos [locales] nos dicen que a pesar del bajo desempleo en Danbury, nuestras familias todavía están luchando. Ellos… tienen el desafío de satisfacer las necesidades básicas de la vida, y nuestros estudiantes que enfrentan desventajas desde el principio a menudo luchan por superarlos. Vivir en un ambiente lleno de estrés puede tener un impacto solemne en una mente joven y en desarrollo”.

El desempleo entre los adultos de Danbury en los últimos años ha disminuido, y la pobreza entre los residentes de Danbury es relativamente poco común si se compara con las condiciones de vida de quienes residen en otros municipios de Connecticut: los residentes de Bridgeport tienen casi el doble de probabilidades de ser pobres que los que viven en Danbury, por ejemplo. Sin embargo, las últimas estadísticas sobre empobrecimiento entre las familias de la ciudad son aún bastante preocupantes: Según la Oficina del Censo de EE.UU., a partir del 1 de julio de 2016, un 11.2 por ciento de los residentes de Danbury viven en la pobreza y casi un 30 por ciento de los residentes de Danbury mayores de 16 años no están en la fuerza de trabajo civil. Adicionalmente, un porcentaje aún mayor de la población probablemente esté clasificado como desempleados.

El DPCP también enfatiza algunas de las luchas de la ciudad: En su más reciente Informe de la Comunidad sobre Jóvenes de Danbury (2016-2017), un resumen anual de los datos de referencia sobre individuos, especialmente niños que viven en el área de Danbury, la Alianza observa que un número significativo de residentes de la ciudad, casi el 32 por ciento de los cuales nacieron en el extranjero, y aproximadamente el 45 por ciento de los cuales hablan un idioma distinto al inglés en el hogar, “se enfrentan a barreras idiomáticas y educativas” y aunque Danbury disfruta de una tasa de desempleo menor al promedio, alrededor del 35 por ciento de los residentes de Danbury aún tienen dificultades para pagar las necesidades básicas. El informe también destaca que de las casi 84,000 personas que llaman hogar a Danbury, el ingreso familiar promedio es de $66,676, que es menor al promedio de $70,331, que el 13.1 por ciento de la población carece de un diploma de escuela secundaria, y que el número de familias de la ciudad con niños menores de cinco años que viven por debajo del nivel de pobreza es casi del 10 por ciento. Los hijos de Danbury, definidos como aquellos residentes de la ciudad menores de 18 años, son 45.2 por ciento de origen hispano o latino, y 6.8 por ciento de origen afroamericano o negro que tradicionalmente tienen una mayor desventaja económica que sus contrapartes blancos .

Sin embargo, hay muchas razones para mantener la esperanza para los niños menos afortunados, ya que organizaciones como el DPCP y el UWWC invitan tal esperanza: la primera, un esfuerzo de colaboración destinado a garantizar que los niños de ocho años de Danbury tengan los recursos necesario para prosperar educativamente y al mismo tiempo mantener un alto estándar de salud, es una iniciativa que brinda numerosos servicios sociales a familias y educadores locales; este último, asociado con el DPCP, es una organización sin fines de lucro que brinda apoyo a las personas empleadas, en particular jefes de familia y otros “ganadores del sustento” con activos limitados y bajos ingresos que viven en la región occidental de Connecticut.

El Dr. Lomas tiene una opinión favorable sobre los programas del UWWC: “Estoy realmente impresionado con la cantidad de trabajo que el UWWC y las partes interesadas del área ponen en práctica”, escribió. “Si uno revisa su reporte, está claro que hay una gran cantidad de programación implementada”.

El “reporte” del que habla Lomas viene junto con el boletín de calificaciones antes mencionado de DPCP.

“Examinar los datos nos da los hechos sobre las condiciones que existen… Sabemos que las familias están luchando y trabajamos juntos para contrarrestar los efectos negativos de estas luchas”, dijo Kimberly Morgan, directora ejecutiva de UWWC y Presidenta del Comité Directivo del DPCP. “Esta información ofrece una base para construir nuestras estrategias de trabajo y nuestros esfuerzos de colaboración ayudan a ampliar nuestro alcance y recursos”.

El Dr. Lomas coincidió en el reporte: “Debemos asegurarnos de que los niños tengan la oportunidad de convertirse en adultos exitosos. Podemos hacerlo brindando programas comunitarios que los mantengan fuera de las calles. Sinceramente, creo que las escuelas deberían ofrecer desayuno y almuerzo gratis para todos los niños. Los programas después de la escuela que son educativos, divertidos y estructurados deberían… ofrecerles ayuda con el trabajo escolar y la recreación… Esto daría a los niños un lugar donde ir cuando sus padres no están disponibles”.

Puede contactarse con Danbury’s Promise for Children Partnership a través de su programa Community Messenger, que tiene como objetivo brindar información detallada sobre los programas de apoyo locales a los padres del área, a través de su sitio web, www.danburypromiseforchildren.org. Allí, también puede encontrar un directorio de la comunidad, que le dirigirá a los recursos locales apropiados.
Puede comunicarse con United Way of Western Connecticut en su sitio web, www.uwwesternct.org.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
February 9, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *