Candidatos a la Gobernación de la Reforma Fiscal 2018

View this post in other languages: English, Português

Cover

Candidatos a la Gobernación de la Reforma Fiscal 2018

By Tribuna Staff

Nota Editorial: A medida que se aproximan las elecciones para gobernador del 2018, el martes 6 de noviembre, Tribuna ha decidido ofrecer a sus lectores una comparación lado a lado de las posturas de los dos principales candidatos, en lo que creemos es el tema más urgente de este ciclo electoral: la reforma del sistema tributario de Connecticut. La información a continuación se recopiló de los sitios web oficiales de ambos candidatos, así como declaraciones realizadas en debates públicos.

Para más información sobre las elecciones del 2018, visite el sitio web de la Secretaría de Estado para saber si está registrado para votar y dónde se encuentra su lugar de votación en https://portal.ct.gov/SOTS.

Para ver una lista completa de todos los candidatos en la balota, visite: https://uselections.com/ct/ct.htm.

Gobernación 2018 sobre Reforma Tributaria

Bob Stefanowski – Candidato republicano
Bob Stefanowski, nacido y criado en New Haven, Connecticut, fue un ex ejecutivo de negocios de General Electric, 3i Group plc, UBS y Dollar Financial Group. El 14 de agosto de 2018, Stefanowski ganó las primarias republicanas en las elecciones para gobernador de Connecticut de 2018.

Plan de Reforma Tributaria
“Altos impuestos: tenemos la carga fiscal más alta de la nación. ¡Nosotros en Connecticut debemos trabajar cuatro semanas más que el estadounidense promedio solo para cubrir nuestros impuestos! En promedio, debemos trabajar hasta el 21 de mayo, en lugar del 23 de abril (según lo informado por la Fundación de Impuestos).

Paso 1: Eliminar gradualmente el impuesto a las ganancias corporativas y el impuesto a las entidades comerciales en 2 años
Eliminar los impuestos corporativos y de uso comercial, y reducir la interferencia reguladora dará un estímulo para que las empresas redescubran todo lo que nuestro estado tiene para ofrecer. Nuestro impuesto corporativo aumenta menos del 5.0% de los ingresos fiscales totales del estado, pero Connecticut no es competitivo con sus vecinos y rivales. La derogación es una forma asequible e importante de crear un nicho competitivo en relación con el marketing de desarrollo económico. En los últimos meses, las sedes de GE, Alexion y Aetna se fueron. Bristol-Myers y Konica Minolta también han anunciado planes para irse. Desde 1991, hemos visto el crecimiento de empleos más lento de toda la nación. Perdimos 6.600 empleos solo en octubre de 2017. Nuestra participación en la fuerza laboral sigue disminuyendo: apenas el 66% de la población adulta trabaja o busca trabajo, 1/3 están al margen.
Necesitamos una declaración audaz, una ventaja competitiva fidedigna, para que las empresas comiencen aquí, se expandan aquí y se trasladen a Connecticut, y rápido, de modo que la cantidad de empleos, número de empresas y la participación en la fuerza laboral empiecen a moverse en la dirección correcta nuevamente.

Paso 2: Eliminar gradualmente el impuesto estatal sobre la renta en 8 años
Presentar un recorte general de impuestos sobre la renta durante ocho años vinculado al logro de los objetivos de ingresos. ¡Nuestro impuesto sobre la renta destruye el crecimiento! Durante los 15 años anteriores al Impuesto a la Renta del Estado de Connecticut (1976 a 1991), nuestra economía estatal creció más rápido que cualquier otro estado. Durante los 25 años posteriores al impuesto (1991-2016), nuestro crecimiento fue el 46º en la nación. Desde 1960, solo 11 estados han introducido un impuesto estatal sobre la renta. En cada uno de esos 11 estados, cada métrica económica es baja: población, producto estatal bruto e ingresos fiscales totales. La adición de un impuesto a la renta redujo los ingresos fiscales brutos, ¡en cada caso! Un estudio realizado por el Instituto Cato mostró que durante 5 años: los 5 estados que aumentaron los impuestos más tuvieron un crecimiento laboral nulo y los 5 estados que disminuyeron los impuestos tuvieron el mayor crecimiento laboral con un 10.8%.
¡Massachusetts lo logró! Bajaron la tasa impositiva al 5,1% y, desde entonces, ¡la población, empleos, ingresos personales e ingresos fiscales aumentaron!

Paso 3: Eliminar los impuestos sobre donaciones y bienes inmediatamente.
¡La mayoría de los estados ya han eliminado los impuestos a las donaciones y al patrimonio debido a que ahuyentan a los residentes a otros estados libres de impuestos! ¡Somos el único estado con un impuesto de sucesión y de donación! Se recaudan como el 1 por ciento de los ingresos fiscales totales del estado cada año, pero cuestan mucho más que eso al desacelerar  nuestra economía. Estos impuestos están haciendo que más personas salgan de Connecticut que cualquier otro estado (excepto West Virginia). Un asombroso ingreso bruto ajustado de $6 mil millones se fue solo a Florida en los últimos 10 años.
¡Queremos que nuestros jubilados se queden aquí! Ellos crean empleos, pagan impuestos, donan a organizaciones benéficas, compran bienes y servicios y sostienen la economía de nuestro estado”.

Ned Lamont – Candidato Demócrata
Lamont es el fundador de Lamont Digital Systems, una compañía de telecomunicaciones. Entre las divisiones de la compañía estaba Campus Televideo, que proveía servicios de televisión por cable a cientos de campus universitarios. Lamont vendió la compañía en 2018, antes de la primaria gubernativa.

Plan de Reforma Tributaria
“Propongo un plan para dar a las familias de Connecticut un recorte de impuestos a la propiedad.
Décadas de mala administración fiscal significan que no podemos confiar en promesas de fantasía, por lo que estoy proponiendo un compromiso inteligente y alcanzable para dar responsablemente a las familias de clase media el alivio fiscal que merecen. No es solo lo correcto para las familias trabajadoras; sino que la reducción del impuesto a la propiedad es clave para hacer de Connecticut un mejor lugar para comenzar o hacer crecer un negocio y crear empleos.
El sistema de impuestos a la propiedad de Connecticut está roto.

Confiamos demasiado en los impuestos a las casas y automóviles de las personas para financiar los servicios locales esenciales. Y los pueblos y ciudades con las mayores necesidades locales también tienen la mayor dificultad para aumentar sus ingresos locales, con menos riqueza local y gran parte de su propiedad local exenta de impuestos. Los municipios deben ser más eficientes y reducir los costos, pero nuestro estado también debe dar alivio inmediato a las familias de clase media que sufren grandes presiones.
Los pueblos y ciudades necesitadas tienen escuelas que financiar, caminos que reparar y policías y bomberos para mantener. Con una riqueza local plana o en declive, están respaldados por tasas de impuestos a la propiedad cada vez más altas, lo que hace difícil atraer residentes y negocios y mantiene a los antiguos locales en sus hogares.
El desarrollo también está distorsionado, creando incentivos para que las ciudades limiten el acceso a las familias con niños en edad escolar y hacen que sea menos atractivo desarrollar viviendas asequibles en nuestras ciudades. Peor aún, la carga de los altos impuestos a la propiedad se distribuye injustamente: las familias de bajos y medianos ingresos y las personas mayores son las más afectadas. Y este es un problema que no es exclusivo de los propietarios: el 20% o más del costo del alquiler en Connecticut se va a los impuestos locales a la propiedad.
Reformar este sistema roto es imperativo, pero tomará tiempo dar un giro, y las familias trabajadoras en Connecticut no pueden permitirse esperar.
Recientemente, la clase media perdió uno de los últimos alivios que tenía. El gobernador Malloy reactivó el crédito fiscal a la propiedad, aumentando efectivamente los impuestos sobre la clase media.

En mi primer presupuesto bienal como gobernador, restauraré y ampliaré el crédito fiscal a la propiedad para las familias trabajadoras.
A partir del segundo año de mi primer presupuesto, revertiré el aumento de impuestos de Malloy aumentando el crédito fiscal a la propiedad para los beneficiarios existentes en un 50%. Y ampliaré la elegibilidad, permitiendo que cualquier contribuyente con responsabilidad tributaria a la propiedad participe aumentando el número de residentes de Connecticut que pueden obtener un alivio. Si su hogar gana hasta $160,500 al año, usted calificará para el alivio de los impuestos a la propiedad pagados en su hogar o en su automóvil. 900,000 contribuyentes en hogares con más de 2 millones de residentes de Connecticut obtendrían un beneficio.
Alrededor de la mitad de estos residentes obtendrán un alivio fiscal impositivo muy necesario por primera vez en cuatro años. Esto es un alivio significativo, y se entregará de manera responsable a un costo de aproximadamente 1% del presupuesto estatal anual más reciente.
De cara al futuro, debemos hacer más. No es un secreto que el presupuesto de Connecticut está tan roto como nuestro sistema de impuestos a la propiedad. Décadas de mala administración fiscal por parte de los políticos de Hartford de ambos partidos han puesto límites reales a la cantidad de exenciones fiscales que podemos pagar razonablemente, restricciones que los republicanos deliberadamente ignoran con la esperanza de que nadie note su fantasía matemática. Las promesas imposibles nunca pondrán dinero en los bolsillos de las familias trabajadoras en Connecticut, pero la planificación responsable sí lo hará”.

Para más información sobre ambos candidatos, visite https://nedlamont.com/ o https://www.bobforgovernor.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
October 24, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *