Sea Generoso, pero Manténgase Seguro

View this post In: English, Português

Articulos, Columnas, SEA INTELIGENTE/PASE LA VOZ

Sea Generoso, pero Manténgase Seguro

By Catherine Blinder

Los huracanes que recientemente sacudieron a los Estados Unidos, Puerto Rico y otras naciones y territorios insulares del Caribe han dejado a cientos de miles de personas sin energía, trabajo, vivienda, educación y acceso a servicios de salud de emergencia.
El huracán María devastó a Puerto Rico y otras islas.

El servicio eléctrico, líneas telefónicas y líneas de combustible cayeron o fueron interrumpidas; las personas no tenían acceso a agua potable, combustible para calefacción o, en algunos casos, a carreteras transitables. La mayoría aún no lo tiene.

Debido a que Connecticut es el hogar o segundo hogar de tantas personas de Puerto Rico y otras islas afectadas, se afectó a muchos miembros de la familia extendida que viven aquí en EE.UU. La gente de las islas claramente necesitaba ayuda. Y de repente hubo personas y organizaciones pidiendo donaciones en todo momento.

¡Y por supuesto que nosotros queremos ayudar!Pero antes de dar, piense en las mejores formas de asegurarse de que su donación llegue a las personas que lo necesitan. Asegúrese de que su donación no lo convierta en víctima de una estafa por tratar de ser generoso.

Desafortunadamente, hay muchos tipos diferentes de fraudes que acechan después de una tormenta. Siempre es importante trabajar con personas que conoce y confía, y siempre tome un poco más de tiempo para investigar y hacer preguntas.

Evite este tipo de fraudes:
• Estafas de caridad: Haga una donación a organizaciones estatales o nacionales con las que haya trabajado anteriormente y personas locales que conozca. Muchas veces, los estafadores llaman, envían correos electrónicos, publican en las redes sociales o incluso van de puerta en puerta afirmando que están apoyando a las víctimas, pero no pueden decirle específicamente adónde irá su donación y cómo les ayudará. Si no pueden decirle exactamente dónde irá y qué proporcionará, es probable que sea una estafa. Además la mayoría de las organizaciones benéficas legítimas no le pedirán dinero en efectivo.
• Estafas en el listado de alquileres: si está ayudando a un amigo o familiar a mudarse, tenga cuidado al buscar oportunidades de alquiler en línea. Algunos estafadores publican alquileres ficticios que no existen e intentan hacerle pagar antes de que usted vea el espacio. Nunca haga un pago, como un depósito de seguridad, antes de firmar un contrato de arrendamiento, y no envíe dinero. Si está buscando una vivienda, asegúrese de visitar la oferta de alquiler en persona, y nunca, nunca, pague por adelantado antes de firmar un contrato de alquiler. No ofrezca efectivo
• Estafas de Préstamo con Tarifa Anticipada: Si está buscando efectivo de último minuto para ayudar a amigos o familiares que han sido afectados por el huracán, asegúrese de utilizar un servicio de préstamo confiable. Los prestadores que no están interesados en verificar su crédito, no divulgan sus honorarios o tarifas, o le cobran antes de que pueda obtener su préstamo, pueden ser estafadores.
• Estafas de Vehículos inundados: si está tratando de encontrar un automóvil para alguien que puede haber tenido que trasladarse temporalmente al estado, tenga cuidado al comprar un automóvil con un precio “demasiado bueno para ser verdad”. Los vehículos de huracanes pasados, en Texas y Florida, han estado llegando a Connecticut. Estos autos dañados por la tormenta a menudo se limpian lo suficiente como para verse bien desde el exterior, pero una inspección cuidadosa mostrará metal oxidado debajo del capó, marcas de agua en los neumáticos y debajo de los asientos y cinturones de seguridad, olor a moho y focos de luz y accesorios condensados. El VIN (número de identificación del vehículo) puede no coincidir con el del título. No se sientas tentado por un trato bueno. Aléjese de cualquier vehículo que muestre estas señales de daños por inundación.
• Asistencia falsa de FEMA: los estafadores pueden acercarse a las personas que llegan al Estado, ofreciéndoles ayuda para completar los formularios de asistencia de FEMA por una tarifa. A menudo prometen una respuesta más rápida y, a veces, “garantizan” que recibirá la ayuda más antes si lo hacen con ellos. Esto no es legal. Debe completar sus formularios de FEMA usted mismo. Si necesita ayuda para comprender completamente lo que están pidiendo los formularios, o requiere ayuda con la traducción, use amigos y familiares de confianza.

Así que, por favor, done generosamente a los necesitados, pero asegúrese de investigar sobre la institución benéfica a la que está donando, nunca dé dinero en efectivo y pregunte dónde se utilizará su donación. Y aliente a otros a rechazar esos tratos “demasiado buenos para dejar pasar”.
Cuando ocurre un desastre y hay personas necesitadas, muchos de nosotros queremos echar una mano para compartir lo que tenemos; es una respuesta humana. Pero tenga cuidado de no convertirte en otra víctima más. Nos necesitamos el uno al otro ahora más que nunca. Como siempre, ¡pase la voz!

Este artículo fue escrito por Catherine Blinder, directora de educación y divulgación del Departamento de Protección al Consumidor del Estado de Connecticut. Para más información sobre cómo el Departamento de Protección al Consumidor puede ayudarle, visítenos en línea en www.ct.gov/dcp.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
November 8, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *