La Presencia del Vino en la Cultura Brasileña y Americana

View this post in other languages: English, Português

Columnas, Little Brazil

La Presencia del Vino en la Cultura Brasileña y Americana

By Karla Rensch

El vino es una de las bebidas más antiguas del mundo, con un pasado histórico y cultural ecléctico. Su consumo regular es prominente en todos los rincones del mundo. Con los años, los brasileños han estado aprendiendo a beber y disfrutar del buen vino, mientras que los estadounidenses ya están bastante familiarizados con sus peculiaridades.

Debora Dividino, una reconocida chef brasileña en Newtown (Facebook: Share the chef), investiga el tema y también es una conocedora de vinos de buena calidad.

Su amplio conocimiento sobre las diferencias entre el consumo de vino en el mercado brasileño y americano la llevó a crear las cenas “Pop Up”. Estas cenas sofisticadas, junto con vinos espectaculares, son una oportunidad para que los brasileños y estadounidenses intercambien experiencias de vida en un ambiente relajado mientras Debora y su esposo, Paulo Simão, comparten información sobre el vino que sirven, desde su producción hasta la selección que pueden emparejar con sus opciones de menú.

Debora explica que la razón por la que el consumo de vino en EE. UU. es mayor que en Brasil es principalmente cultural y climático. Primero, los brasileños prefieren naturalmente bebidas frías y más refrescantes debido a las cálidas temperaturas en Brasil. Segundo, el alto costo de importación hace que el país produzca poco vino, que ha cambiado bastante hoy debido al crecimiento continuo de la producción y el consumo desde 2015. Los brasileños tienden a preferir “más por menos”, como la cachaça (tequila brasileño) y cerveza, que son mucho más económicos que el vino.

Es común ver a alguien de origen brasileño rechazar un vino sofisticado porque no es parte de su hábito. Sin embargo, esta tendencia ha estado cambiando. Hoy en día, vemos un número significativo de brasileños que comienzan a interesarse por el vino, refinando su paladar y aprendiendo más sobre él.

Debora cree que los estadounidenses son exactamente lo opuesto. En EE. UU., el consumo de vino es mayor en escala y también lo es su apreciación por la bebida. Es más fácil importar vinos de diferentes partes del mundo por un costo menor. A los estadounidenses les gusta apreciar no solo el vino, sino también su historia. Los largos períodos de frío en muchos estados también contribuyen al alto consumo de vino del país, incluso en regiones más cálidas, donde están más inclinados a beber más el vino blanco que tinto.

El mercado estadounidense es fuerte en vinos franceses, italianos y californianos, seguidos de chilenos y argentinos. Los brasileños prefieren los vinos portugueses, argentinos, rumanos y californianos, porque el sabor se asemeja a los vinos de su país.

¡Cuando se trata de vino, el secreto es probarlo! Degustar un buen vino es una experiencia relajante, y descubrir su origen, y cómo apreciarlo mejor, marca la diferencia.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
March 21, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *