El Despertar del Verdadero Yo

View this post in other languages: English, Português

Columnas, Cultura Y Estilo De Vida, Well Being

El Despertar del Verdadero Yo

By Eric Faria

Esta es una columna muy personal para mí. Esto es lo que quiero compartir con todos ustedes: la palabra disciplina me ha perseguido durante mucho tiempo. Trabajar duro para luego poder sembrar las recompensas no fue algo que se inculcó en mí desde temprana edad. Más bien, aprendí a sobrellevarlo

Yo fui un estudiante regular en la escuela, con algunas excepciones como en humanidades, donde siempre me destacaba sin mucho esfuerzo. Y allí estaba el asunto: el mundo que yo conocía en ese momento me premiaba por mi “mediocridad”. Pensé: todo lo que debo hacer es prestar atención durante clases, y pasaré mis exámenes cuando llegue el momento. Si hacía las tareas después de cierta edad, ya no recuerdo. Incluso si lo hacía, no fue con el entusiasmo y esfuerzo que uno esperaría mirando desde afuera.

Entonces, cuando llegó el momento de entrar al mundo real, me sentí lisiado; como si tuviera que jugar a ponerme al día por todos los años en los que debería haber estado poniendo tiempo y trabajo. En otras palabras, los cimientos no estaban allí, y porque yo no lo sabía antes, todo llegó a un punto de inflexión una vez que llegué a la universidad. La falta de autodisciplina, junto con mi frustración durante mi adolescencia y principios de mi veinte, por mi incapacidad para salir del armario y vivir auténticamente como un hombre gay, todo fue una receta para el desastre total y auto-odio. Pasé de ser un estudiante que pasaba la escuela secundaria sin aplazarme a recibir mis primeras calificaciones de F. Me sentí avergonzado. La máscara había caído y mi ardid había sido descubierto.

Créanme, fue un viaje doloroso llegar al punto en el que pude entender que tenía que recoger mis piezas rotas y reconstruir mi propio valor y autoestima desde el principio.

Ahora estoy aquí para decirles que es posible. Lo he hecho, y sigo haciéndolo cada día. Todo comienza con el reconocimiento de que algo no está bien. Reconocer eso lo que uno ha estado descuidando. Usualmente está justo delante de nosotros. Después de identificarlo, hagamos los cambios necesarios. No será fácil, habrá una parte de ustedes que se siente cómodo, incluso contento, estando mal. No preste atención a esa voz dentro de tu cabeza. Calle a su crítico interno al actuar, por pequeño que parezca. Y a medida que desarrolle conciencia, un día a la vez, busque la ayuda que necesita.

Cuando yo estaba listo, un grupo de personas que se reunía para leer y discutir la guía espiritual “Un Curso en Milagros” apareció mágicamente, aparentemente de la nada. Ese fue el comienzo de mi despertar espiritual.

Estoy defendiendo de que usted debe ponerse en contacto con usted mismo, con quien realmente es, fuera de las etiquetas: madre / padre, esposa / esposo, profesión, religión, orientación sexual, género, raza o estado socioeconómico. Todas esas cosas no son la totalidad de quién usted es como ser humano. Su misión, por la que usted vino a este planeta, le espera. Sea muy claro en lo que usted es y luego séalo, auténticamente y sin disculpas, por el resto de su tiempo aquí en la Tierra.

Eric Faria es especialista en libertad emocional, presentador y productor de televisión, orador y columnista. Para comunicarse con él, envíe un correo electrónico a eric@ericfaria.com.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
September 21, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *