La Historia de Laura Battisti

View this post in other languages: English, Português

American Dream Series, News

La Historia de Laura Battisti

By Daniel Trock

Nuestra entrevistada para esta edición es Laura Battisti, originaria de Milán, Italia, actualmente profesora de secundaria en la escuela secundaria de Newtown.

¿Dónde creciste?

Crecí en Milán, en el norte de Italia, aunque desde mis seis a doce años viví en Ginebra, Suiza. Mi padre fue a trabajar ahí para una empresa americana, aunque luego regresamos a Milán.

¿Cómo te fue en Ginebra?

Fue maravilloso. Suiza es un país muy limpio y organizado, y muy cómodo para crecer. Lo único es que debes hablar el idioma de allí. Si hablas el idioma, todo está bien. Si no lo haces, no tan bien. Sin embargo, ten en cuenta que estoy hablando de mediados de los años sesenta. Probablemente ha cambiado desde entonces.

¿Y en Milán?

Milán es una gran ciudad. Uno toma el transporte público, aprende cómo navegar por la ciudad y conocer lugares que debe visitar que son seguros y lugares que no son seguros. En realidad, es como cualquier otra ciudad. Vivíamos en un departamento, aunque también teníamos una casa de campo a la que íbamos los fines de semana. Teníamos más libertad allí, caminábamos por el bosque y todo eso. Sin embargo, había mucha cultura y oportunidad en la ciudad: buenas universidades, buenos museos, galerías de arte, teatros de renombre. Uno está expuesto mucho al arte en una ciudad como Milán.

¿Cuándo y por qué decidiste inmigrar?

Vine a Estados Unidos en 1998 con mi familia. Mi esposo trabajaba para una gran compañía internacional y lo asignaron aquí por dos años. Al final del trabajo, sin embargo, decidimos convertirlo en una estancia permanente. Estaba muy emocionada de venir aquí. Ya tenía experiencia viviendo en el extranjero y quería aprender otro idioma, además del italiano que sabía en casa y el francés que aprendí en Suiza. Pensé “¡Esto será genial! ¡Vámonos! ¡Será buenísimo para nosotros y los niños! ¡Los niños aprenderán inglés, y será fantástico!” Creo que cuando eres positiva, las cosas se vuelven más fáciles.

¿Cómo te ha tratado Estados Unidos?

¡Hermosamente! Mientras seas respetuoso y comprendas la cultura que te acoge, todo es fácil. Admito que tenía una pequeña ventaja, ya que sabía un poco de inglés. Era inglés británico, fíjate, pero aprendí inglés americano para poder entender mejor y ser mejor entendida. Mientras más intentas integrar y compartir lo que sabes, tu cultura, tu educación, entonces todo saldrá bien.

¿Te gustaría dar un mensaje a los lectores?

Siempre mantengan la mente abierta si se presenta la oportunidad de hablar con alguien que viene de otro país o habla un idioma diferente. Siempre traten de comprender las diferentes culturas que tienen delante, porque siempre hay algo diferente que aprender, enseñar y compartir. Es maravilloso que las culturas se complementen y nos enseñen cómo las cosas pueden hacerse de manera diferente.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
November 23, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *