La Historia de Ileana Camacho Kotulich

Ver esta noticia en English, Português

American Dream Series

La Historia de Ileana Camacho Kotulich

By María Danniella Gutiérrez-Salem

Nuestra entrevistada de hoy nació en Virginia pero se crio en Connecticut, y sus padres son cubanos.

Es una persona con un entusiasmo por la vida extremadamente contagioso. Pregunté cómo lograron salir sus padres de Cuba y ella respondió: “Ellos salieron de cuba el 31 de diciembre de 1961 con la excusa de pasar vacaciones. No dejaban salir a toda la familia completa por lo cual mi padre vino con mi hermana y mi madre sola tratando de esconder su embarazo.

Mi padre no se cansa de contarnos aquella travesía en la cual el avión estuvo a cierta altura y el piloto por alta voz dijo “Ahora son libres”.

Él siempre llora recordando esto y es porque tiene muchos sentimientos encontrados. Ellos vinieron a este país con solo las ganas de ser libres, dejando atrás todos los bienes para empezar desde cero.

Él estuvo dos meses apartado de mi madre, hasta que el gobierno americano pudiese constatar que él no era un espía comunista. Mi madre tenía un familiar en Virginia donde mi padre fue a trabajar de exterminador. Aunque él estaba acostumbrado a un trabajo de oficina en un banco internacional, debía cuidar de su familia y por ello no le importó eso, ni mucho menos vivir en barrios que no eran bonitos. Eran los únicos latinos ahí.

Con el tiempo, consiguió un puesto pequeño como mensajero en un banco, donde poco a poco debido a su honestidad y a pesar de no hablar inglés le dieron la oportunidad de ser cajero.

Mi padre creció profesionalmente y entonces nos mudamos a Connecticut donde llegó a  ser el primer vicepresidente latino de una sucursal de esa institución bancaria, un puesto que aprovechó para ayudar a la creciente comunidad latina en Bridgeport.

Mi madre siempre buscó la manera de apoyar a mi padre, primero trabajó cuidando niños y luego en ventas llevando libros para una compañía internacional por saber español.

Hoy siendo madre entiendo cómo mis padres se sintieron algunas veces impotentes pues quería darnos las comodidades y lujos que ellos tuvieron en Cuba.

Sin embargo, nos dieron lo necesario y más, pues gracias ellos, yo valoro mucho la honestidad, el respeto y la constancia. Quizás tratando de entenderlos y de entenderme decidí estudiar psicología.

Las asignaciones eran muy difíciles para mi pues no tenía el nivel académico pero con dedicación y esfuerzo  salí adelante demostrándome a mí misma que con la ayuda de Dios y poniendo empeño el único límite para encontrar el éxito somos nosotros mismos. Obtuve dos títulos, uno en psicología y otro en español.

Conocí a mi esposo en la secundaria cuando trabajaba en una ferretería. Él ha sido en mi vida, amor, apoyo, tranquilidad y a veces quien me lleva a tierra.

Estando recién casada y trabajando como psicóloga escolar en Bridgeport decidí estudiar una especialización en psicología escolar en Fairfield University de CT y luego un doctorado en Ferkauf Graduate School of Psychology, Bronx NY,  el cual terminé en mi último mes de embarazo.

Mucha gente me dijo que no podía trabajar tiempo completo y hacer esto.

Pero cuando me dicen que no puedo, esto me impulsa a continuar.

Durante más de doce años ejercí con amor y dedicación mi profesión hasta que me di cuenta que mientras yo jugaba con los niños de otras personas en mi consultorio, estaba perdiendo ver crecer a mis hijos.

Entonces Dios me presentó la oportunidad y fui invitada a una demostración de productos de belleza.

Diez meses después estaba ganando más con esta empresa que con mi trabajo como psicóloga. Casi veinte años después puedo decir que esta es la mejor decisión que pude tomar en mi vida. Este es un trabajo en donde he crecido internamente, cambiando la vida de muchos.

Por ello sentí la inspiración para escribir un libro para contar todo mi aprendizaje”.

¿Tu mensaje final? “Encontré mi misión y es inspirar a los demás a que crean que pueden ser autosuficientes y encontrar lo bueno que tienen dentro.

Siento que puedo ser un ejemplo para la comunidad latina,  que emigraron e hicieron tantos sacrificios para educar y ver realizados sus sueños a través de sus hijos”.

María Danniella Gutiérrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
February 25, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *