La Historia de Elmer Palma

View this post in other languages: English, Português

American Dream Series

La Historia de Elmer Palma

By Maria Danniella Gutiérrez- Salem Abogada Extranjera – Venezuela

Nuestro entrevistado de hoy es un miembro muy activo en nuestra comunidad. Su nombre es Elmer Palma.

¿Cuénteme como inició su proyecto de vida en Estados Unidos?

Creo que debo decir la frase acostumbrada de que no fue fácil. Me parece increíble cómo pasaron 28 años desde mi llegada a Stamford, Connecticut, de Juatipa, Guatemala. Tenía tan solo quince años, pero estaba lleno de sueños y con muchas ganas de salir adelante. Inicie trabajando como lavaplatos en un restaurante, pero me llamó mi atención el trabajo del chef preparando platos que yo desconocía y, por supuesto, la velocidad y precisión con la que se efectuaba. Es por ello que luego de unos días de trabajo pedí que me dieran la oportunidad de aprender el oficio. El chef se mostró renuente pues pensaba que no lo podría hacer. Entonces le propuse que si en un mes no aprendía pues renunciaba al trabajo y no le molestaba nuevamente.

Luego de un par de semanas, le dije que se tomará un descanso disfrutando de un café mientras yo me hacía cargo de la cocina. Dios que todo lo puede y está en todo lo que hago me guio, estoy seguro, pues todo salió bien. El chef comprendió que yo tenía capacidad y a partir de ese momento cambió completamente conmigo. Dia tras día me enseñó todo lo que sabía, me brindó afecto y fortaleció mis valores por el trabajo y la honradez. En conclusión, me trató como a un hijo cuando yo necesitaba precisamente eso para seguir adelante. Cuando tienes sueños y te fijas metas la gente te dice cosas negativas, pero uno no se puede detener, debe continuar con más ganas.

¿Cuándo inició su emprendimiento como propietario de restaurante?

El tiempo pasó y un día en ese mismo restaurant recibí la propuesta de ser socio en un restaurante de comida griega de Ridgefield. Yo me dije a mi mismo no tengo nada que perder y todo por ganar si esta sociedad tiene éxito. El restaurante fue exitoso, pasaron unos años y mi meta cambió pues yo quería crecer, tener una cadena de restaurantes. Mi socio me dijo que él deseaba retirarse por lo cual decidí que era momento de independizarme y buscar mi propio camino. Conseguí un terreno en Danbury y efectué una oferta, pero por una pequeña diferencia otra persona lo pudo adquirir y no yo. En un principio me sentí un poco decepcionado, pero muy cerca de ese mismo lugar vi el que hoy es mi restaurante que estaba en venta. Hablé con el propietario y rápidamente acordamos un precio. Entonces comprendí que era la voluntad de Dios y es que así trabaja él, no es lo que deseamos, es lo que nos conviene. Dios busca forma de colocarnos en el camino correcto, aunque creamos que todo va mal. Fueron muchos los tropiezos con los permisos de construcción y otros asuntos burocráticos, pero Dios no me abandonó, cada obstáculo con su ayuda lo pude superar y logré abrir. Hoy tengo casi 11 años con un restaurante que está abierto 24 horas al día, ofreciendo un menú con una gran diversidad étnica, tenemos comida americana, griega, italiana y por supuesto latina. Algo para cada paladar y siempre priorizando la atención al cliente. En nuestro restaurant pueden ordenar desayuno a las diez de la noche o comerse un steak a las diez de la mañana. El cliente decide, es atendido con esmero y por eso nos recomienda. Por otro lado, me alegra muchísimo ser una fuente de empleo para la comunidad.

¿Siente que el restaurant es su mayor logro?

Mi mayor logro es tener a Dios en mi vida, Él me dio una mujer increíble que me apoya en todo lo que emprendo. Su nombre es Deysy Palma y mis tres hijos que son mi empuje Grayce, Jeremy y Nathan a quienes trato de enseñarles que todo es posible en este gran país. Hasta logré ser concejal, algo que suena fácil, pero no lo es. Yo quiero que nuestra comunidad latina tenga éxito y se destaque por las cosas positivas demostrando que hemos venido a construir y a retribuir a esta comunidad que nos abrió los brazos con nuestro trabajo honesto. ¿Cuál sería su mensaje final? “Dios bendiga América y la vida es hermosa si damos nuestro 100%, nada es imposible cuando el creador esta de nuestro lado.

María Danniella Gutiérrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. mdgutier@gmail.com.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
June 6, 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *